suscríbete al boletín diario

Comunas

Alto Biobío cumple 15 años con inauguraciones y la expresión de un territorio unido por sus ideales

A las 10:00 horas, en la Plaza Ralco, comenzará el acto oficial que celebrará un nuevo aniversario de la comuna pewenche. La comunidad se mantiene con el objetivo de recuperar el agua, la tierra, su cultura y la dignidad.


 Por La Tribuna

8.1 cuartel de bomberos

La comuna de Alto Biobío cumple este viernes 6 de diciembre 15 años desde que fue creada en 2004 por el decreto Ley Nº 19.959 que separó esa comunidad de Santa Bárbara para darle una organización propia. Fiel a sus tradiciones, la comuna cordillerana celebrará la fecha con distintas actividades, como inauguraciones de edificios públicos, entre los que se cuenta un cuartel de Bomberos y una Casa del Alto Saber.

La primera actividad es la inauguración del nuevo cuartel de la Cuarta Compañía de Bomberos y Bomberas de Alto Biobío, perteneciente al cuerpo de Santa Bárbara.

“Se trata de un moderno edificio de dos pisos, de material sólido construido con pertinencia cultural con fondos del Gobierno Regional”, informó el alcalde Nivaldo Piñaleo.

El edificio tendrá 501 metros cuadrados construidos, por un costo de 1.013 millones de pesos, lo que incluirá casa para el cuartelero, sala de máquinas con capacidad para dos carros y vehículos auxiliares, sala de reuniones, patio de ejercicios, dormitorios, sala de estudios, sistemas autónomos de electricidad y de agua en caso de emergencia y una torre de comunicación, entre otros aspectos.

“Hemos esperado 20 años trabajando desde un galpón que autoconstruimos, sin lo mínimo necesario. Y ahora nos entregarán un edificio que es un sueño, que nos entrega dignidad y nos permitirá servir de mejor manera a nuestra comunidad y a nuestro cuerpo”, señaló la directora de la Cuarta Compañía, Nadia Vivanco. “Estamos felices”, precisó.

Luego de esto, se espera la inauguración de otra obra de gran importancia cultural. Se trata de la Winkul Ruka Kimün o Casa del Alto Saber, edificio que será un punto de encuentro de las personas pewenche y no pewenche, a través de actividades culturales, donde las personas de la alta cordillera podrán ver acogidas sus necesidades durante su estadía diurna en sus bajadas y, a la vez, como espacio para el intercambio de saberes, costumbres y tradiciones propias Pewenche, aportando así a la reafirmación de la identidad Pewenche en el territorio de Alto Biobío.

Este proyecto nace de la sugerencia y trabajo en conjunto de varias personas e instituciones, entre ellas la Municipalidad de Alto Biobío, su alcalde Nivaldo Piñaleo, el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, con los lonkos Gabriel Pereira de El Barco; Orlando Levi, de Aukin Wallmapu; Juan Rosales, de Ralko Lepoy; y la presidenta de Aukin Wallmapu, María Curriao, entre otras.

La obra sigue la línea arquitectónica y estética de los edificios públicos de la comuna, respetando elementos del modo de vida pewenche. Incluye una Ruka pewenche de 75 metros cuadrados, orientada al Puelmapu (oriente) construida con madera de roble hualle y techo de canoas, un módulo administrativo de madera y piedra laja de 144 mts2, espacios públicos para rogativa, práctica de palín y anfiteatro para muestras artísticas, todo integrado al edificio de la biblioteca pública de Ralco de 800 metros cuadrados para uso público.

En total son más de 1000 mts2 que conforman, junto a la Biblioteca de Alto Biobío, un renovado espacio para el desarrollo cultural de todas las comunidades del territorio y en definitiva para el Buen vivir de la gente de Alto Biobío.

“Tendremos un desfile cívico donde participará la comunidad y sus instituciones, con la animación de una banda civil por expresa solicitud de la comunidad, a diferencia de otros años en que el Ejército nos cooperaba con la música”, informó el alcalde Nivaldo Piñaleo.

Cabe destacar que este aniversario se celebra con un territorio unido, donde las 13 comunidades indígenas y la capital Ralco, están alineadas en pos de un objetivo común: Agua, Tierra, Cultura y Dignidad.

Lo anterior se debe a que en Alto Biobío el 99,997% de las aguas están inscritas por la trasnacional de capitales italianos Enel y por decenas de empresas y particulares que no pertenecen a la comuna de Alto Biobío. Esto impide que las comunidades indígenas puedan realizar proyectos de riego, comités de agua potable o emprendimientos turísticos.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos elaboró un informe acusando esta situación señalando que vulnera gravemente los derechos humanos y ancestrales de las comunidades de Alto Biobío.

Esto ha ocasionado complejas situaciones como el remate de derechos de aguas en el río Queuco, uno de los afluentes más significativos para los pewenche de Alto Biobío.

“Fuimos a Concepción con lonkos y dirigentes a oponernos a este remate y a todos los que vendrán porque el agua debe ser de las comunidades quienes la quieren para usarla con respeto y compartirla”, señaló Piñaleo.

Es destacable que en el marco del estallido social, Alto Biobío está realizando parlamentos o ngtram Kawün, para elaborar un documento de forma pertinente a la cultura pewenche, con el que esperan aportar en la discusión de una nueva Constitución, restándose de la consulta del 15 de diciembre por considerarla poco atingente a la realidad local.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes