lunes 09 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Comunas

Adultos mayores universitarios: “Esta es una oportunidad que todos debiéramos tener”

Un grupo de 30 adultos mayores serán los que este año van a certificarse en la Universidad Santo Tomás, luego de cumplir con una serie de actividades académicas.


 Por Marcela Vidal

6.1

A sus 77 años, orgulloso, Luis Valdebenito explica que para él, ser parte de la educación superior le cambió la vida, lo cual logró gracias al programa que hace dos años se dedica a entregar estudios a personas de la tercera edad en la Universidad Santo Tomás.

Para él, esto ha sido una inyección de vitalidad, según resume entre risas, ya que luego de cursar diferentes ramos –materias preparadas para él y sus compañeros–, los hicieron enfrentar diversos retos que, a su edad, brindaron variadas experiencias que hoy lo hacen una persona más feliz.

“Muchas personas me preguntan de qué me sirve a esta edad estudiar, y yo les respondo con las cosas que he aprendido, porque son materias atingentes a nuestros problemas”, relató Luis, quien durante un año aprendió sobre leyes, a realizar proyectos, cursó materias económicas y logró hacer amigos con los que mantiene importantes lazos.

“Esto me da una mirada diferente, porque aprendimos tantas cosas, entre ellas inglés. Yo no sabía decir nada y terminamos conversando en inglés. Ahora tengo tantas ideas que me siento maravillado”, agregó este hombre, quien también relata que esto lo unió con sus hijos y nietos, quienes los consultaban en diferentes oportunidades por sus labores estudiantiles, experiencia que para él tuvo un gran valor.

Luis además es dirigente de diferentes grupos sociales y hoy dice sentirse mucho más completo porque todo lo aprendido lo replica en su entorno y vida diaria con mucho más entusiasmo y seguridad.

Asimismo, esta historia se repite en el caso de Aurora Lagos, quien explicó a Diario La Tribuna que para ella este fue un cambio rotundo, a pesar de que el susto y los nervios la embargaron los primeros días.

Con el paso del tiempo y en el trascurso del año, volvieron a sentirse personas mucho más alegres, ya que las temáticas, cursos y el proyecto en sí fue beneficioso para sus vidas.

“Podrían haber sido dos años, hubiéramos quedado más ágiles en todas las áreas que aprendimos, porque aprendimos hasta hacer una posesión efectiva. Donde voy les cuento mi experiencia, que me hizo inmensamente feliz”, dijo esta ciudadana oriunda de Negrete, para quien este año pasó volando.

ENVEJECIMIENTO POSITIVO

Igor Cigarroa, académico, investigador de la UST y director del proyecto llamado Universidad para Adultos Mayores, el cual se realiza por segundo año consecutivo, manifestó que en este contexto educacional se promueve sobre todo el envejecimiento positivo.

“Este concepto es promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y hace alusión a todas las estrategias que se realizan para que las personas puedan vivir la mayor cantidad de años posibles, siendo funcionales y sin tener que pasar al umbral de la discapacidad, sin llegar a ser dependientes”, explicó.

En este ámbito, cabe destacar que también se habla del llamado “envejecimiento activo”, concepto que hace alusión a las estrategias que promueven la salud física y las actividades alusivas a la vida sana en diversos ámbitos, las que deben comenzar desde la juventud de las personas con estrategias de cuidado para mantenerse activos, actos que van a desembocar en que las personas, con el paso de los años, realicen diferentes actividades que entreguen un mejor pasar.

“En este contexto de los adultos mayores, la Universidad Santo Tomás desde hace un par de años se encuentra promoviendo actividades para el envejecimiento positivo y exitoso en las personas mayores, donde algunos focos de interés se basan en promover actividades y generar proyectos orientados hacia las personas mayores”, dijo. En este ámbito surge esta iniciativa única en la provincia.

El proyecto dio inicio el año 2018 con 30 adultos, quienes comenzaron con ocho asignaturas durante dos semestres. Fueron las personas pertenecientes a la Unión Comunal de Adultos Mayores las que fueron beneficiadas con participar en estas actividades, que han dado un giro a sus vidas.

“La idea surge porque a nivel local existen pocos espacios para las personas mayores, para que ellas puedan seguir siendo activas y puedan seguir potenciando su intelecto con el fortalecimiento de las actividades cognitivas”, dijo el director de este proyecto.

Según estudios realizados por los profesionales, actualmente en nuestro país se llevan a cabo diferentes actividades para este grupo etario, sin embargo, la educación era un ámbito que no estaba siendo potenciado.

Por todo esto, la iniciativa nace tras realizar un catastro de experiencias similares que se llevan a cabo en nuestro país. “Hay actividades para las personas mayores que son promovidas por la municipalidad, Senama (Servicio Nacional de Adultos Mayores), área de Turismo que propone Sernatur, pero actividades realmente para los que quieran seguir aprendiendo y para los que busquen seguir sintiéndose activos y desafiadas cognitivamente, no existe mayor variedad”.

UN ESPACIO ENFOCADO A LA TERCERA EDAD

Respecto a la carga académica para los estudiantes, Igor Cigarroa expuso que para la composición de las asignaturas, se adoptaron experiencias internacionales y nacionales de otras instituciones, basándose en la teoría y además preguntándole a las personas mayores qué querían aprender o seguir aprendiendo.

“Con todo esto, generamos la carga académica. El primer año fueron ocho asignaturas, el segundo fueron 10, todas centradas en temáticas para las personas mayores, como por ejemplo leyes para el adulto mayor; hay muchos que desconocen sobre posesión efectiva, sobre herencias, a ello le sumamos economía, qué hacer para no endeudarse, economía doméstica, que sin duda les enseña a vivir con sus pensiones”.

Luego de la ejecución del primer proyecto nació la opinión de los dirigentes sociales que integraron este proyecto, quienes señalaron que también querían aprender nuevos idiomas y saber cómo formular proyectos para sus agrupaciones, entre otras alternativas que actualmente se están llevando a cabo.

“Querían saber sobre salud, por lo que generamos una asignatura sobre nutrición para la adultez, fortalecimiento de la memoria, y alfabetización digital y conocimiento sobre Internet, todo con base en sus necesidades y experiencias previas, esto fue el año pasado”, relató el director al programa Conexión San Cristóbal.

UN UNIVERSITARIO MÁS

Respecto a las actividades de estos estudiantes, que sin duda buscan abrir un espacio que ha estado cerrado para la tercera edad, llevaron a cabo sus actividades todos los lunes del año estudiantil, con horarios similares a los de toda la comunidad académica.

“Empalmamos las asignaturas de manera que tuvieran recreo con otros alumnos y pudieran generar redes intergeneracionales, para que perdieran la timidez y conocieran otras realidades. Tienen amistades y grupos en redes sociales, por lo que el proyecto ha sido un éxito”, agregó Cigarroa.

Sobre su desempeño, el profesional dijo que “el nivel de compromiso es muy alto: ellos llegan temprano, preparados con sus materias, realizan las consultas y mantienen preocupaciones, y no faltan a clase; hay un porcentaje de asistencia importante cercano al 90% y este nivel de compromiso lo desearía cualquier profesor”.

La iniciativa de este grupo de adultos mayores llegó para dar un giro a sus vidas, ya que como ellos mismos destacaron, la gente quiere sentirse hoy en día más importante.

Luis Valdebenito agregó que “la universidad para los adultos mayores es un beneficio invaluable, le da un sentido más activo a nuestras vidas y sin duda es una oportunidad que todos debiéramos tener”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes