domingo 15 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Comunas

Robo en agrupación de Los Ángeles afectó a más de treinta personas con discapacidad visual

Especies avaluadas en más de dos millones fueron sustraídos desde las inmediaciones, donde diariamente se ayuda a personas que enfrentan esta situación.


 Por Marcela Vidal

WhatsApp Image 2019-11-13 at 18.02.40

Cada miércoles y viernes, cerca de treinta personas con pérdida de visión en la provincia acuden a Amilivi –Amigos de Discapacitados Visuales-, un espacio sin fines de lucro que hace más de 25 años se dedica a enseñar y ayudar a ciudadanos en esta condición, como también a sus cercanos. Sin embargo el pasado miércoles fue diferente, pues las instalaciones que cada día le dan aliento a este grupo fueron vulneradas por antisociales.

Así lo dio a conocer Sonia Arias, fundadora de este espacio que diariamente trabaja para ayudar a personas no videntes, todo esto sin ningún interés económico. Y es que la mañana de ese mismo día, terceros que aún no son identificados hurtaron implementos que ayudan a estas personas a enfrentar cada nuevo reto.

Esta es segunda vez que son víctimas de un robo, la primera no fue tanto, explican, sin embargo en esta ocasión sustrajeron más de dos millones de pesos en diferentes artículos que para ellos significaban mucho.

“Nosotros nos dimos cuenta cuando abrimos, porque la primera oficina tenía los vidrios quebrados. Aprovecharon la casa del lado, donde no vive nadie y con una escalera atravesaron, sacaron la protección completa de una ventana -quedamos hasta sin protección- y ahí sacaron todas las cosas”, sentenció esta mujer, quien le da vida a este espacio que fundó junto a su esposo luego que éste perdiera la visión. Desde entonces y posterior a que él falleciera, con sus dos hijas se dedican a esta noble causa.

Entre las especies sustraídas se encuentran tres computadores en caja –notebook-, máquinas fotográficas, dinero que los participantes de este grupo ahorraban, cerca de 300 mil pesos y cuatro guitarras pertenecientes al grupo folclórico de esta entidad llamado “Reflejos del Alma”.

Con dolor Sonia relató que este robo fue una pérdida muy grande, ya que todo ha sido adquirido con esfuerzo, postulando a proyectos y otras donaciones, que con el tiempo han cuidado como grandes tesoros para aquellos que llegan en busca de ayuda para aprender a vivir con esta discapacidad, que gracias a esta fundación la vida se hace más fácil.

“Nosotros trabajamos sin fines de lucro, a veces con donaciones, todo lo obtenemos con trabajo y proyectos. Que nos roben es complejo, nos va a costar recuperar todo” confirmó Sonia.

A pocos metros, Juana Ramírez explicó que también fue afectada por este hecho. Personas ingresaron por la casa de sus padres, quienes fallecieron hace poco, ya que se encontraba deshabitada.

“Hoy nos percatamos de estos hechos, nos dimos cuenta que sacaron una escalera y por acá ingresaron al lado, en el  lugar quebraron loza, robaron recuerdos de valor y luego huyeron, esperamos que esto no vuelva a suceder”, manifestó la mujer, en medio de la serie de daños que estas personas provocaron al ingreso de ambas dependencias.  

“NOS DUELE EN EL ALMA”

En medio del trayecto a sus actividades cotidianas, Luis Hermosilla Sandoval se entera de estos robos. Sin perder un segundo, porque a estos espacios le debe mucho, llega hasta Diario La Tribuna para hacer público su malestar y dar aviso a la comunidad, porque seguro alguno de estos computadores podrían ser ofrecidos en alguna red social.

“Yo quiero hacer un llamado a la comunidad para que no compre estos computadores si los ve en algún lado, para nosotros estos equipos eran muy importantes, por ello, les digo que se pongan la mano en el corazón”, dijo este hombre que hace siete años perdió la vista luego de padecer glaucoma.

Este hecho contó para él es muy doloroso, porque Amilivi en su vida significa mucho desde que perdió la vista, explica que acá le enseñaron a asumir este nuevo reto, el que ha sabido llevar con mucho esfuerzo.

“Acá me enseñaron a desempeñarme en esta nueva vida y todo lo que hoy sé sobre la movilidad y la rehabilitación de mi enfermedad, por lo que este robo nos afecta mucho, ya que en este espacio junto a mis compañeros cada día logramos cosas nuevas”, confidenció con pesar Luis, quien es parte de decenas de personas de todas las edades que cada miércoles y viernes llega a las dependencias ubicadas en calle Colo Colo 676 para aprender algo nuevo, porque a estas alturas ya son una familia.

Sobre todo esto, Claudia Sepúlveda no queda ajena, ella asiste hace 15 años al lugar, sufre pérdida de visión y convive con esta realidad, por lo que estos hechos a su parecer son dolorosos, ya que como sus pares ha participado de proyectos que les beneficia todas las personas de la provincia.

“Acá hemos desarrollado diferente proyectos que nos benefician, yo llegué porque tengo baja visión el 2006, ayudo y también me duele porque vemos todo el esfuerzo de la familia que ha hecho por sacar este espacio adelante se ve dañado por personas sin escrúpulos”, quien además agrega que ojalá  este hecho no quede en el olvido.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes