sábado 14 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Comunas

El dramático relato de conductor afectado por el ataque incendiario a camión en Mulchén

El afectado relató a La Tribuna cómo fue el atraco, donde seis hombres lo tomaron por sorpresa en medio de su jornada laboral


 Por Marcela Vidal

WhatsApp Image 2019-11-13 at 18.02.28

Eran aproximadamente las 22:30 del martes cuando el conductor del camión 486 de la Empresa El Bosque fue emboscado camino a El Morro en Mulchén. Minutos antes, seis personas encapuchadas habían tomado como rehén a uno de sus colegas que amarraba la carga en el camino principal, distante de donde ocurrieron los atentados incendiarios.
En conversación con La Tribuna, el conductor relató que vio una camioneta NP300 blanca desde donde bajaron seis personas, más su colega. Lo hicieron bajar de su camión, lo pusieron boca abajo y con una escopeta sobre su cabeza lo obligaron a guardar silencio. A su colega sólo lo apuntaron, pero no lo lanzaron al suelo.
El relato es abrumador. El chofer del 486 fue el único que no pudo bajar nada de su camión, perdió todos sus documentos, su teléfono y dinero en efectivo, además de unos lentes de sol que atesoraba como un gran recuerdo.
Con la cabeza “sumida en el trumao” y con el temor de que a sus captores se les escapara un tiro, obedeció y evitó poner resistencia, el miedo era grande, era de noche en medio de los bosques del sector cordillerano de Mulchén.
“Pusieron acelerantes”, contó. No pudieron hacer nada, cuando el fuego comenzó los hicieron caminar mientras gritaban “consignas por la causa mapuche” y hablaban de las reivindicaciones de la sociedad chilena.
No los golpearon, pero los insultaron. No los amenazaron, pero había nervios de los atacantes y de las víctimas, según contaron. El temor era grande y el miedo a hablar de más, peor.

LA CAMIONETA Y DOS SECUESTROS
El relato del conductor de la máquina 486 da cuenta de la existencia de una camioneta, el trabajo investigativo de La Tribuna logró ubicarla y, al hacerlo, otro crimen quedó al descubierto.
Antes del atentado, los atacantes robaron el vehículo desde la empresa Serfoc de Los Ángeles. Para hacerlo amarraron a su conductor y al nochero de la empresa, que tiene faena en el sector de El Cisne de Mulchén.
Tras realizar el ataque, el chofer, la camioneta y el nochero  quedaron en libertad y lograron llegar a su empresa con el vehículo que fue rayado con consignas de lo que se conoce como la “Causa Mapuche”.

En medio de esto, fueron cuatro camiones y una máquina retroexcavadora los que ardieron tras este ataque que representa actos de violencia rural, del que otros conductores de camiones han sido víctimas, mientras otros piden que estos actos no atenten nuevamente contra su vida.

INVESTIGACIÓN EN DESARROLLO

Posterior al ataque que sufrieron estos hombres, con el paso de las horas, el aviso a personal de emergencia fue inmediato. Los minutos pasaban y personal de la Segunda Comisaría de Mulchén concurría hacia camino El Morro, donde Bomberos extinguía las llamas que consumieron por completo dichas maquinarias.

Sobre esto, el comisario de la Segunda Comisaría de Mulchén, mayor Paulo Jiménez Dueñas, explicó que hasta el momento se mantiene una investigación en desarrollo, sin embargo no hay detenidos.

“Hasta el momento sabemos que las personas fueron abordadas por seis sujetos a rostro cubierto, premunidos con armas de fuego, los cuales obligaron a los afectados a retirarse del lugar para posteriormente echar acelerantes y encender fuego”, contó.

Igualmente, corroboró que no se registraron lesionados, comenzando en horas posteriores la investigación que será realizada por parte de la Policía de Investigaciones: “los antecedentes fueron puestos a disposición del Ministerio Público, que también dispuso la concurrencia de personal de Policía de Investigaciones y del laboratorio de criminalística e investigaciones”, sentenció el mayor de dicha unidad policial.

Ante la gravedad de lo acontecido, fue el gobernador Ignacio Fica quien al enterarse de los sucesos que afectaron a los trabajadores comentó que “este tipo de hechos son los que reprochamos absolutamente porque creemos que nuestra provincia durante todo este tiempo ha tenido un comportamiento ejemplar y no podemos permitir que situaciones como esta apoquen el buen comportamiento que la gente en general ha tenido históricamente en la provincia de Biobío”.

También reiteró que se encontraron rayados atribuibles a la consigna del Conflicto Mapuche, lo que puede aludir a los hechos de violencia rural que se han registrado en la zona y significan una preocupación para la comunidad y las autoridades.

GREMIO NO QUEDÓ AJENO A LOS HECHOS

Respecto a esta situación, que refleja las demandas de seguridad expuestas por el gremio de camioneros, quienes se deben enfrentar a estas situaciones, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Trasporte, Heriberto López, explicó cómo se vive esta situación para los ellos.

En una entrevista con Radio San Cristóbal, el representante dijo que la seguridad es una de las demandas más fundamentales que solicita el gremio, ya que los hechos representan un riesgo que la sociedad pareciera tener en el olvido.

“Cuando una persona ve una foto o una imagen de un camión o máquina quemándose siempre se asimila con que es una máquina de alguien que tiene los recursos, pero hay que saber que ese equipo tiene dos turnos y anoche con esas tres máquinas que se perdieron se perdió un puesto de trabajo de aproximadamente seis personas”, sentenció el representante del rubro.

Situación que tan sólo este año ha finalizado en la pérdida de más de 120 máquinas, donde si bien hay seguros comprometidos por parte de la empresa, detrás existe la situación de una persona que diariamente está expuesta a este escenario.  

Sobre lo mismo, López agregó que “el tema pasa en que esa máquina al momento de ser siniestrada había una persona ahí que salió de su casa a trabajar, a completar jornada, eso es lo que defendemos nosotros”.

En tanto sobre la situación que también enfrentan los dueños de dichas maquinarias, que en ocasiones son de particulares, contratistas y otras veces de privados, desde el gremio expusieron que en muchos casos los vehículos son adquiridos a largo plazo, en ocasiones no hay seguros y las deudas no son condonadas y también otras situaciones que muchas veces no son conocidas por la sociedad en general.

UN PROBLEMA QUE POCOS CONOCEN

“Esto es un problema social que parece que el común y corriente de la gente no sintoniza, no ven lo que hay detrás de eso. Trabajadores que quedan afectados por la amenazas. Les pegan, les roban y la faena está en lugares con poca locomoción, son situaciones preocupantes”, sentenció López.

Además, expuso que es obligación del Estado fijar reglas claras debido a la delincuencia rural que se está generando desde que comenzaron las demandas de los mismos camioneros, donde se exige mayor seguridad para el rubro y otras demandas que garanticen que las personas que se dediquen a este rubro puedan trabajar en tranquilidad, no siendo víctimas del temor que día a día los amenaza.

Respecto a la cantidad de robos que se han llevado a cabo este año, hasta la fecha se han registrado un total de 150 atentados, donde no existen detenidos en actos que prácticamente se están volviendo cotidianos.

“Esto se ha hecho tan común que ya es parte de las empresas, lo más probable es que esos trabajadores hoy estén en sus casas entregando alguna declaración, declaración que se entrega y no sirve de nada porque no hay ningún detenido en los más de 150 atentados no hay ningún detenido”, añadió.

“No sabemos qué pasa con las imágenes ya que esa generación de camiones está equipada con cámaras, porque si esa información tuviera difusión en los medios de comunicación, así como cuando en Santiago o en alguna ciudad importante hay un asalto todo el mundo se da cuenta qué está pasando y no pasa más de una semana cuando la policía les pone una mano encima”, sentenció López.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes