domingo 17 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Comunas

Ante incertidumbre económica académico aconseja prepararse para “tiempos de vacas flacas”

Actualmente, el 70% de los ingresos que el país percibe provienen del comercio exterior y el cobre ya no es la única materia prima exportable. Chile exporta alrededor de 2 mil 600 productos y tiene cerca de 70 tratados de libre comercio.


 Por Claudia Robles

PROFESOR JORGE SANDOVAL

Ante el recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el académico Jorge Sandoval, director de la Escuela de las Ciencias y Tecnología campus Los Ángeles de la Universidad de Concepción, afirmó que se debe ser cauto y meticuloso, no solo al momento de resolver sobre inversiones, sino que también a menor escala, considerando que el conflicto mundial podría provocar impacto directo en los bolsillos de los consumidores.

Chile tiene un modelo económico basado en sus exportaciones. “Eso está instaurado desde inicios de los años ‘80 con tratados de libre comercio que se han ido sumando al paso de los años”, citó el académico. Actualmente, el 70% de los ingresos que el país percibe provienen del comercio exterior y el cobre ya no es la única materia prima exportable. 

Chile exporta alrededor de 2 mil 600 productos y tiene cerca de 70 tratados de libre comercio.

“Chile es potencia agroalimentaria mundial. Somos el granero del mundo entero y cada región tiene su sello exportador”, afirmó el profesor Sandoval, al destacar que la provincia de Biobío tiene un sólido mercado. “Somos capital agrícola y forestal; aquí está la agroindustria”, explicó el académico, quien instó a la cautela frente al conflicto mundial.

“Todos los grandes líderes mundiales, pónganse de acuerdo, ¡por favor!, porque aquí no solo están afectando a Chile, sino que al mundo entero. Chile pierde porque nuestro país tiene un modelo económico basado en las exportaciones”, completó. 

PANORAMA POCO AUSPICIOSO

En conversación con Radio San Cristóbal, Jorge Sandoval manifestó que el panorama no es tan auspicioso como se quisiera. Hay que ser cauto y meticuloso., contenerse de aumentar las inversiones porque nadie puede asegurar que tengan el retorno que se espera”, recomendó.

Comentó que los norteamericanos están prefiriendo productos hechos en su país: “es una cuestión de patriotismo, y al comprar más productos propios, aumentan su producción”, conducta que llamó a considerar al existir probabilidades de menor demanda de productos de otros mercados. “Entonces, (a los exportadores) si les ha ido bien, guardar. Cuando están los tiempos de las vacas gordas hay que guardar para cuando lleguen los tiempos de las vacas flacas. Ahora en noviembre y diciembre empiezan las cosechas y exportaciones de frutas”, expresó.

IMPACTO EN EMPRESAS

Al ser consultado sobre el impacto directo en la economía nacional, precisó que “como un estudioso de la economía, ciencia social que busca estrategias a aplicar por parte de las más altas autoridades de cada país, de modo que todos sus habitantes alcancen lo más pronto posible altos niveles de mejora en su calidad de vida, genera preocupación que Donald Trump, el presidente de la primera potencia económica mundial, Estados Unidos, haya declarado unilateralmente, incluso sin el apoyo del Congreso de su país, una guerra comercial a la que hoy es la segunda potencia económica mundial: China. Esto significa que Estados Unidos sube los aranceles a los productos chinos que ingresan al mercado norteamericano, lo cual genera altos niveles de riesgo a futuro para todos los países que tienen actualmente tratados comerciales con ambas potencias mundiales, como por ejemplo, Chile”, explicó.

Agrega que su visión no es positiva, sino “de alta incertidumbre sobre el futuro de la economía mundial, porque a pesar de las múltiples gestiones realizadas hasta la fecha para que este conflicto disminuya o desaparezca definitivamente, ha ido en aumento, puesto que China ha respondido subiendo también los aranceles a los productos de Estados Unidos que ingresan a su territorio”.

Cuando estalló esta crisis comercial, por la importancia de los países en conflicto, las bolsas de valores cayeron estrepitosamente, generando crisis en las empresas que producen y exportan bienes y servicios a ambos países, entre las cuales están muchas empresas chilenas.

Agregó que para la economía chilena, el efecto ha sido altamente negativo por el modelo de crecimiento económico instaurado desde inicios de los años 80, basado en las exportaciones, “las cuales se han ido diversificando en cuanto a variedad de productos y en la variedad de los países de destino de nuestros productos”.

EFECTO NEGATIVO

El académico de la UdeC campus Los Ángeles puntualizó que al entrar en la citada guerra comercial, tanto China como Estados Unidos disminuyeron sus niveles de producción, con lo cual compran menos materias primas a sus países proveedores, ricos en recursos naturales, siendo Chile uno de los principales a nivel mundial. Esto derivó en que disminuyeran de modo ostensible las exportaciones, generando con ello también una caída en sus precios ante una menor demanda. El precio del cobre, nuestro principal producto de exportación, se cotizó a los precios más bajos de los últimos tres años (US$2,68).

Los principales mercados para los productos chilenos son precisamente Estados Unidos y China, “con lo cual el efecto negativo fue rápido y muy significativo”. En los últimos meses, Chile ha registrado déficit en su balanza comercial, es decir, sus exportaciones han sido menores que sus importaciones. En el mes de julio de 2019, la balanza comercial de Chile tuvo un déficit de US$ -28,85 millones, lo cual es muy perjudicial para la economía nacional.

Estas principales causas han generado una caída en los niveles de actividad económica del país, ante lo cual el Banco Central ha disminuido sus proyecciones de crecimiento del PIB desde un 3,0% inicial, a solo un 2,8% para este año. En la medida que esta guerra comercial continúe, dicha cifra estimada de crecimiento irá disminuyendo, como ya lo predijo el FMI, tanto a nivel mundial, como particularmente para Chile (estima un 2,5% de alza).

DESEMPLEO Y AFPs

También planteó que ante los bajos niveles de producción en el país, las cifras de empleo de mano de obra han caído –es decir, suben las tasas de desempleo–, mencionando a modo de ejemplo la quiebra de la empresa de Calzados Shoes&Shoes, que dejó a 320 trabajadores cesantes. Ante menores cifras de empleo, baja también el ingreso de las personas y las empresas, que ven aumentados sus ya altos niveles de endeudamiento.

Agrega que en lugar de que la economía opere bajo la modalidad ideal de “círculo virtuoso de la producción”, está funcionando bajo la cruda realidad del “círculo vicioso de la pobreza”, con una pésima distribución del ingreso entre los chilenos. “Más chilenos tienen expectativas negativas acerca del futuro de su situación económica, ante lo cual reducen sus decisiones de consumo o de inversión, complicando aún más el estado de la economía”, comentó.

En los últimos meses, ante los efectos negativos de la “guerra comercial”, han caído bruscamente las rentabilidades de las bolsas de valores a nivel mundial, incluido Chile; esto ha significado que de los cinco multifondos de las AFP, el Fondo A y el Fondo B, donde los trabajadores chilenos más jóvenes tienen depositados sus ahorros para financiar sus futuras pensiones, y que son los más riesgosos, han tenido rentabilidades negativas promedio del 2,8% en agosto, argumentó.

A CUIDAR EL BOLSILLO

¿Qué hacer para resguardarnos? Un sano consejo en estos tiempos difíciles es no gastar más allá de lo debido, endeudarse solo en la medida en que se esté seguro de contar con los recursos financieros para pagar nuestros compromisos, responde el académico angelino al sugerir restringir los lujos y gustos momentáneos o pasajeros.

En ese sentido, indica que si bien las máximas autoridades económicas del país anuncian un millonario plan de inversiones en infraestructura en viviendas u obras públicas para este segundo semestre, como una estrategia para mejorar los niveles de actividad productiva, “sus efectos sólo se verán en el mediano plazo. Y nunca olvidar que como la economía chilena está altamente influenciada por los vaivenes de la economía mundial, dado su alto grado de apertura a los mercados internacionales, mientras la incertidumbre de la guerra comercial no desaparezca, no se debe cantar victoria”.

DEFINIR PRIORIDADES

“Cuando un país se ve enfrentado a un escenario internacional adverso, como es el que vivimos actualmente, es urgente la unidad de todos los actores de la actividad económica, política y social”, argumentó. Además, dijo que que ello permitiría recuperar el sitial de crecimiento económico que Chile ha tenido en tiempos recientes, con tasas de crecimiento del PIB en torno al 5% anual.

En este sentido, comentó que “hemos sido testigos en los últimos meses de que nada de esto ha sucedido”, mencionado como ejemplo la confrontación en torno a los cambios en la reducción de la jornada laboral en Chile: “estimo que en estos difíciles tiempos para la economía, que nos afecta a todos los chilenos, la prioridad de la discusión está en cómo trabajamos todos juntos para mejorar la calidad de vida de cada uno de los chilenos en materia de salud, educación, vivienda, seguridad ciudadana y poder adquisitivo”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes