lee nuestro papel digital

Cartas

Declaración Pública


 Por Prensa La Tribuna

La Federación de Medios de Comunicación, entidad gremial que reúne a los medios de comunicación, compuesta por la Asociación Nacional de Televisión (ANATEL), la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI), expresa su preocupación por la Resolución N°245 de fecha 22 de noviembre, de la Cámara de Diputados y Diputadas, en la que junto con rechazar la desinformación propone al Presidente de la República tomar medidas, entre las cuales se encuentra imponer a los medios de comunicación la obligación de rectificar las informaciones falsas que circulen en redes sociales.

La desinformación constituye, sin duda, uno de los efectos más perniciosos para el funcionamiento de la democracia. Cuando la desinformación surte sus efectos, desorienta a la ciudadanía, manipulándolos en sus decisiones.

La desinformación no se combate con restricciones a la libertad de expresión, sino con educación y más y buena información. El periodismo siempre ha buscado entregarle información oportuna y veraz a la ciudadanía, adaptándose permanentemente al desafío que esto significa. Hoy, frente al fenómeno de la desinformación, se han desarrollado nuevas herramientas y habilidades que fortalecen al periodismo para combatir y hacer frente a la desinformación. Así, los medios han reforzado sus rutinas periodísticas, el chequeo diario, y el apoyo de instancias de comprobación de la veracidad de datos que provienen de fuentes que circulan principalmente en las redes sociales (el fact checking).

La Federación comparte el diagnóstico de la Cámara sobre la desinformación. Sin embargo, la solución del problema no pasa por restringir la libertad de expresión, sino promover la labor periodística y la educación de las personas.

La Declaración de la Cámara comete el error de responsabilizar a los medios por las falsedades que circulan en plataformas digitales. Los medios de comunicación social tenemos un compromiso con la verdad y la ratificamos. Seguiremos perfeccionando nuestro trabajo y estamos disponibles a colaborar con el Gobierno y con el Congreso en la búsqueda de estrategias que ayuden a la ciudadanía a enfrentar el fenómeno de la desinformación. Nuestro país debe ratificar su compromiso con la libertad de prensa, la libertad editorial y la libertad de expresión.

El fenómeno de la desinformación afecta a toda la sociedad, y los medios de comunicación social somos los principales interesados en fortalecer las herramientas que la ciudadanía tiene para informarse. Invitamos a esta honorable Cámara a mirar la experiencia internacional y abrir un debate serio y responsable respecto a cómo enfrentar este fenómeno.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes