lee nuestro papel digital

Cartas

El  teatro a través de la memoria


 Por Ivonne Díaz A.

Señora directora

La memoria es  el medio que utiliza el director de Teatro Viejo  Mario Valenzuela González  para recorrer en un   tiempo Pretérito, hasta  nuestros días , en parte el pasado histórico de nuestra ciudad y también del país, por medio de la   representación  en que se destaca   el dominio del hombre sobre la mujer a   través de siglos, siendo siempre postergada por la historia y por el hombre ; inicio, el dominio español sobre  el pueblo mapuche ,así se inicia  la obra dialogada y musicalizada  entre el drama, la tragedia  y la comedia .Tres géneros que resaltan, sin opacar uno  de otro.

 Se  puede  dimensionar  lo  difícil que  ha sido y fue   siempre  para la mujer  ser reconocida como una persona que piensa y siente, pero que no puede expresarse ,pues el dominio del macho se impone, apoyado por la mujer-madre, en que se niega a ella misma y a su hija liberarse   de este dominio, lo que impide  demostrar  lo que  verdaderamente sienten  y enredarse en preguntas sin respuestas ,sin diferenciar la clase social, con la diferencia que el poderoso tenía el poder absoluto  sobre la mujer más humilde . Pero la obra va más allá  de  esa mujer dominada y  humillada que lucha por su liberación, sino  también los rituales  o ceremonias para poder salvarse  o  que el todopoderoso no mande más  catástrofes a la tierra. Aquí se puede ver  que la religión   llevaba  al pueblo a realizar  rituales que para la época  parecían ser aceptados

La puesta  de escena con los bastones marcando  un hecho histórico de nuestra historia, da paso  al proceso de liberación que se va produciendo en la nueva mujer hasta llegar al día de hoy, pero  hubo que pasar siglos para lograr ser considerada y en parte tener los mismos derechos que el hombre  y ser respetadas, pero sí, hay un pero, todavía falta. 

  Los hechos  van ubicando al espectador a través de una narradora que parece estar por sobre  los demás, no solo por la posición que ocupa en el espacio teatral, sino por la vestimenta   y gracias a este soporte  la obra adquiere  cierta “objetividad”  y esto revela que la verdad tiene una estructura de ficción y se vale de ella  para producir sus efectos en el espectador, sin otra  mediación rigurosa de los hechos.

Es así, como nuevamente el Director Mario Valenzuela y su elenco logran nuevamente posicionar el teatro en un nivel de profesionales. Con una escenografía austera  y  una composición musical de acuerdo a los hechos interpretada por las actrices y los actores.

Ivonne Díaz A.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes