lee nuestro papel digital

Cartas

Renuncia silenciosa


 Por Francisco González, gerente general de Vertical Hunter

Señora directora

La renuncia silenciosa es una nueva forma de protestar de los colaboradores que están descontentos con su organización y que se ha acentuado en el último tiempo. Se manifiesta cuando los trabajadores se limitan a cumplir con lo mínimo en su cargo, sin invertir su tiempo libre en una organización que no los reconoce ni premia.

En efecto, diversos son los factores que la pueden generar. Algunos de ellos son el descontento porque no se pagan las horas extras, un mal jefe, empleo con poca proyección, falta de reconocimiento, poco tiempo para la vida personal y familiar, trabajar para sólo pagar cuentas, escasos o nulos beneficios versus los que ofrecen otras empresas, etc.

En este contexto, las empresas y las jefaturas son quienes deben detectar la falta de motivación y el descontento de sus colaboradores. Para ello deben conversar constantemente con sus equipos, escucharlos, observarlos, ver sus resultados en el trabajo, si aportan o no en las reuniones, si participan en las actividades que se realizan (cumpleaños, after office, etc.), si llegan o no a la hora, si saludan o comparten con sus compañeros, conocer sus frustraciones y aspiraciones, etc.

Frente a lo anterior, también se pueden aplicar ciertas medidas que favorezcan la calidad de vida de los colaboradores como el hecho de evaluar alternativas de Home Office, fijar la salida más temprano los viernes o regalar el día de cumpleaños al trabajador, etc. Se trata de iniciativas que no significan flujo de caja y generan motivación y compromiso y, por ende, retención de talentos y mayor productividad y resultados.

Atentamente,

Francisco González, gerente general de Vertical Hunter


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes