lee nuestro papel digital

Cartas

Don Francisco Záttera


 Por Rodrigo Valenzuela C.

Señora directora
Hay personas que no necesitan hacer grandes anuncios ni obtener grandes empresas para sobresalir y transformarse en verdaderos ejemplos y senderos a seguir dentro de una comunidad como lo fue Don Francisco Záttera, don Pancho. La persona con que compartimos muchos momentos y a quien acompañamos en su último viaje reúne esas características, poco comunes en estos días, donde la ostentación y el aparentar es la señal de nuestra época.
Con dolor y pena nos la semana pasada nos reunimos para despedir a nuestro querido amigo Pancho y lo hacemos con el convencimiento que su paso por esta zona deja un imborrable recuerdo tanto en lo profesional como en lo humano, carácter que indudable lo distinguió como persona.
En él se resumen virtudes que dignifican al hombre en su cotidianeidad, valores como la franqueza , la lealtad , la amistad sincera , el reconocimiento , la sencillez y sobre todo el disfrutar intensamente de la vida con las cosas sencillas que están tan cerca y que la rutina y el vértigo que nos absorbe nos impide ver y disfrutar.
Si hay algo que mantendremos como un grato recuerdo es su personalidad acogedora y dispuesta al apoyo solidario y desinteresado sin hacer distinciones de personas ni cargos, con el solo objeto de poder dar una mano a quien confiadamente recurría a su persona.
Somos muchos que sentimos un profundo agradecimiento por su sabio consejo, apoyo y entrega desinteresada frente a situaciones personales o profesionales.
Estimado don Pancho la vida tiene esas particularidades que no da la oportunidad de poder manifestar estos sentimientos de agradecimiento personalmente y nos reserva este momento donde ya no puedes escuchar nuestro sincero reconocimiento y agradecimiento por todo lo que distes al sector agrícola y a tu entorno pero al menos poder manifestar a la señora Cecilia, tu mujer a tus hijos y nietos la gran perdona que fuiste y por el que solo se puede sentir un gran orgullo de ser parte de su legado.
Rodrigo Valenzuela C.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes