lee nuestro papel digital

Cartas

Aguas no facturadas


 Por Gonzalo Sánchez Banda

Señora directora:

Chile lleva más de una década con niveles de aguas no facturadas (ANF) en torno a 33%, una cifra excesiva ante la prolongada sequía que atraviesa. Reducir la proporción de recurso que se pierde o no se factura es primordial tanto para las sanitarias (dado el impacto en las finanzas y las operaciones) como para el abastecimiento de personas y la producción.

El gobierno apunta a reducir el porcentaje de ANF a 25% en 2030, una meta no demasiado ambiciosa: en Argentina, la empresa Aguas Argentinas logró reducirlas en cerca de 7% en tres años; en Malasia, pasó de 30,1% en 2008 a 19,3% en 2015. En Chile, el problema cobra urgencia cuando los asentamientos irregulares pasaron de albergar a 47 mil familias en 2019 a 76 mil en 2021, incrementando el porcentaje de aguas no contabilizadas.

Una red libre de fugas es impensable tanto técnica como económicamente, pero es primordial reducir las pérdidas de recurso tanto como sea posible. Para ello no basta con voluntad: se requiere coordinación entre instituciones, fiscalización de los procesos y monitoreo de la red de agua potable.

Gonzalo Sánchez Banda

Ingeniero, magíster en Ciencias de la Ingeniería UDP


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes