lee nuestro papel digital

Cartas

Elogio a la locura


 Por Rodrigo Durán Guzmán

Señora directora

En su obra literaria llamada “Elogio a la Locura”, el escritor Erasmo de Rotterdam nos invita compartir sus reflexiones donde, en la madurez de su vida, percibe que en el mundo la razón apenas tiene poder y de que reina una insensata confusión, un cúmulo de pasiones y contradicciones propias de una época de extrema complejidad.

Su vigencia es tal que Chile, desde hace un tiempo, se encuentra viviendo una tensión constante, sin rumbo ni horizontes, sumido en la angustia e incertidumbre.

En este contexto, y evidenciando nula sensibilidad, la diputada RN, Ximena Ossandón, no encontró nada mejor que referirse a personas con discapacidad psicosocial como “nuestros queridos locos, nuestros enfermos mentales”. Lo anterior en el marco de la interpelación a la Ministra de Salud.

Esta desconexión y falta de humanidad no es de extrañar. Se trata de la misma persona que calificó, en su calidad de vicepresidenta de la Junji, de “reguleque” su remuneración, la cual por aquellos años superaba los 3 millones de pesos. Si bien para ella fue “reguleque” para muchas chilenas y chilenos eso sería tanto humillante como insultante, más aún considerando el perfil de quienes ostentan cargos y perciben remuneraciones surrealistas gracias a la política, encontrando gente de desempeño profesional mediocre, intelecto cuestionable y ausencia de competencias blandas. Pero al fin y al cabo que importa: en esta locura llamada Chile el mérito y el esfuerzo son lo de menos. Lo que importa son los apellidos y las ideologías, porque las personas dejamos de ser importantes.

Rodrigo Durán Guzmán


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes