lee nuestro papel digital

Cartas

Protegerse frente a la desinformación


 Por Dr. Iván Suazo. Vicerrector de Investigación y doctorados, Universidad Autónoma de Chile

Señora directora
Con la pandemia surgió, creado por la OMS, el concepto de “Infodemia” para referirse a los rumores e información errónea, lo cual creó confusión y desconfianza entre la población, restando eficacia a la respuesta de salud pública. Hoy, este fenómeno lo vemos amplificado para otras situaciones sociales. ¿Cómo afrontar la desinformación?
Existe una metodología ‘Ms.W’ (Misinformation Widget) que ayuda a discriminar mensajes reales de falsos. Esta se basa en tres ejes: la fiabilidad de las fuentes, la veracidad del mensaje y los sesgos del usuario. Hay que tener claridad en que la información compartida, independiente de la fuente, no es sinónimo de evidencia y por ello es clave realizar algunas búsquedas para ver qué otra información ha publicado ese autor, comprobar que la noticia realmente fue escrita por una persona u organización que existe y que cuenta con respaldo científico, y verificar que el contenido no ha sido manipulado o generado utilizando imágenes sacadas de contexto.
Muchas campañas de desinformación también tratan de provocar una respuesta emocional para aumentar su difusión. Por eso, es clave revisar el contenido para determinar si toda la información puede ser comprobada por otros enlaces; si las citas son reales y si hay otras fuentes que se hayan hecho eco de lo que se declara. Es útil también usar las bases del método científico: observación, medición, análisis y formulación de una hipótesis, pero hay que recordar que siempre puede aparecer nueva evidencia que puede modificar lo que creemos.
Dr. Iván Suazo
Vicerrector de Investigación y doctorados, Universidad Autónoma de Chile


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes