lee nuestro papel digital

Cartas

Debate constitucional: ¿Cuánto debe intervenir el Estado en el uso del agua?


 Por Luigi Sciaccaluga Nordenflycht

Señora directora:

¿Hasta qué punto el Estado debe determinar el uso del agua para la generación de energía y el desarrollo de otros sectores productivos? ¿Cuál es la probabilidad de quedar a oscuras si esta asignación no sintoniza con las necesidades energéticas y sin certeza jurídica para la inversión privada?

El nuevo Código de Aguas, promulgado el 26 de marzo, indica que este recurso cumple funciones como el consumo humano, saneamiento, preservación de los ecosistemas y actividades productivas, pero que prevalecerá el uso doméstico de subsistencia y el saneamiento si hay escasez hídrica.

Por su parte, la propuesta de la Convención Constitucional considera un orden de prioridades y jerarquía en el uso de agua en cualquier situación de disponibilidad hídrica: derecho humano al agua, el saneamiento y el equilibrio de los ecosistemas, el ejercicio de la soberanía alimentaria y los usos tradicionales de los pueblos indígenas. Agrega que siempre prevalecerá el derecho humano al agua, al saneamiento y el equilibrio de los ecosistemas; y respecto a las demás funciones, serán determinadas por la Ley y el Estado velará por un uso razonable e incomerciable.

Así, hay consenso en privilegiar el consumo humano y el cuidado del medio ambiente si el déficit hídrico impide satisfacer todas las necesidades, como también, que la autoridad cuide el uso razonable de las aguas, fiscalizando las extracciones ilegales entre otras acciones. Sin embargo, no hay acuerdo en que el Estado determine la prelación del volumen de agua para la generación eléctrica o la agricultura.

¿Hasta qué punto debería intervenir el Estado? El Código es “La Ley” en materia hídrica y sintoniza con la mayoría de las constituciones vigentes que incluyen solo disposiciones generales. En cambio, la iniciativa constituyente se ajusta a los textos de Bolivia, Ecuador y México, los únicos con regulaciones específicas.

Queremos que nuestra Constitución entregue las libertades para permitir la innovación y el desarrollo del sector energía y de todo el país, lo cual no es posible incorporando las rigideces de la propuesta constitucional que será votada por la ciudadanía el 4 de septiembre próximo.

Luigi Sciaccaluga Nordenflycht

Gerente de desarrollo y nuevos negocios de Plataforma Energía


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes