lee nuestro papel digital

Cartas

Los inconvenientes de extender las vacaciones


 Por Luis Cañas

Señora directora

El anuncio de adelantar en una semana las vacaciones escolares, tiene un principio de buena fe, no obstante demuestra la improvisación con que actuaron especialmente las autoridades de salud.

Sabemos que se apunta al cuidado y resguardo sanitario de todos lo que componen la comunidad educativa, pero lamentablemente el aprendizaje se verá truncado. Existía toda  una planificación que no podremos realizar, obligándonos a perder una o dos semanas con un nuevo reforzamiento cuando retomemos las clases, proceso cada vez más complejo, ya que solo retornaron al aula el 80% de los docentes, de los cuales el 25% está con licencia médica hoy.

Además, en el periodo de vacaciones de invierno, los asistentes de la educación no pueden trabajar y, por lo tanto, careceremos de personal para mantener los colegios.

También, y como habrá más días festivos, algunas personas no tendrán con quien dejar a sus hijos. Por eso la Dirección del Trabajo señaló que a los padres con menores de 12 años, el empleador debería posibilitarles el teletrabajo. El tema es que no todas las labores se ajustan a tal modalidad.

Otro problema que surge es para los jardines infantiles particulares pagados. Si son obligados a cerrar, es muy probable que los padres no paguen la mensualidad, ya que  destinarán esos recursos a personas que se hagan responsables de cuidar a los  niños.

Entendemos que hay preocupación y eso siempre se agradece, pero la decisión del Ministerio de Salud a su vez hizo que se vulnere la palabra empeñada por el Presidente de la República, cuando aseguró que los colegios seríamos los últimos en cerrar y los primeros en abrir.

Luis Cañas

Presidente de la Coordinadora de Colegios Particulares Subvencionados (CCPS).


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes