lee nuestra edición impresa

Cartas

Mujeres emprendedoras y desarrollo social


 Por Paula Quiñones Constanzo

Señora directora:

Poco a poco, la cultura emprendedora se ha ido instalando en las mujeres, quienes se ven cada vez más empoderadas, pero no por ello, sin varios desafíos, como promover el trabajo asociativo y colaborativo entre pares, enfrentar la posibilidad de aumentar y mejorar sus conocimientos y competencias y, sobre todo, asumir el desafío de la gestión del tiempo.

Por eso, para facilitar su desarrollo es necesario descentralizar tanto a nivel país como regional. Los apoyos dispuestos por instituciones públicas que buscan fomentar el emprendimiento femenino se deben adecuar a los diferentes contextos, partiendo por mejorar las brechas existentes en el acceso a la información y a la tecnología, especialmente en las zonas rurales donde, por ejemplo, no siempre hay Internet.

Los emprendimientos liderados por mujeres tienen un desafío mayor, puesto que la gran mayoría de ellas siguen siendo responsables de los quehaceres del hogar y del cuidado de sus familiares, lo que muchas veces les dificulta participar en instancias de perfeccionamiento para fortalecer, por ejemplo, sus capacidades comerciales y de gestión del negocio.

Son, sin duda, mujeres que tienen un impacto multiplicador en la sociedad y hoy, a partir del aumento de iniciativas lideradas por ellas, se ha demostrado que tienen capacidades para los negocios, benefician de forma directa a sus familias y son un real aporte al crecimiento económico del país, entregando un mayor sentido de justicia y dignidad al desarrollo regional y nacional.

Paula Quiñones Constanzo

Académica de VcM Ingeniería Comercial

Universidad San Sebastián

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes