lee nuestra edición impresa

Cartas

Ciclovía


 Por Juan Martínez Arévalo

Señora directora:

Una vez más nuestro impetuoso alcalde esta vez se ha empecinado en hacer más expedito el tránsito vehicular en algunas arterias que, según él, producen atochamientos, y para eso nada mejor que suprimir necesarios estacionamientos en el centro de la ciudad, causando incomodidades a los usuarios para realizar sus trámites y actividades productivas. Pero el asunto es mucho más grave cuando anunció que en la congestionada calle Manuel Rodríguez se construiría una ciclovía, lo que contradice lo anterior porque reduciría el flujo vehicular al ocupar parte de la calzada.

Esa calle es de gran tránsito, donde se mezcla la locomoción colectiva, y la única vía donde converge el tránsito sur poniente que proviene de Angol, Nacimiento, Laja y Santa Fe.

La antojadiza ciclovía producirá el efecto contrario a lo que se pretende, toda vez que su uso será la nada misma porque, sondeado el número de ciclistas que transitan esa calle, es cero y, por lo tanto, es hacer un estudio formal y serio, y determinar si es necesaria o no, porque contabilizando en el sondeo se vio a solo dos bicicletas en un lapso de nueve a 12 horas. No la justifica.

Cabe hacer presente que la presencia de la clínica Adventista y otros centros médicos ocupan espacios en la calle para dejar o tomar pacientes, incluyendo ambulancias y colectivos, los que producirán más congestión vial, resultando peor el remedio que la enfermedad.

Si es por hacer negocio al otorgar la concesión a una determinada empresa, ese inaceptable proyecto trasládenlo a la solitaria y vecina calle Lord Cochrane.

Juan Martínez Arévalo

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes