lee nuestra edición impresa

Cartas

Estallido social


 Por Martín Durán F.

Señora directora:

A propósito del segundo aniversario del llamado “estadillo social”, algunos consideran que esta fecha es digna de celebrarse. Quienes sostengan esto procuran disipar de la memoria pública todo el daño que sufrieron las víctimas de la violencia desatada a fines del 2019.

Jorge Millas consideraba que “no podemos dejar de lado, en una descripción de la violencia, el hecho de que hay unos hombres que son víctimas del temor, del dolor y del crimen”.

El académico enfatiza que el principio de la filosofía de la violencia es que las personas “pueden y deben ser el medio para alcanzar los fines políticos de otros”. Aunque las protestas se hicieran en nombre de la justicia, Millas advierte que aquello exalta la idea de que es bueno que algunos ciudadanos se vuelvan herramientas para los designios de otros, quedando así completamente invisibilizados.

Lo acontecido a partir del 18 de octubre de 2019 corresponde a uno de los episodios más violentos desde el regreso a la democracia, que provocó la destrucción de estaciones de metro, generó saqueos, atacó a Carabineros y produjo agresiones ―e incluso terrorismo― que menoscabaron enormemente la vida de los chilenos. No es algo que merezca festejo y es muy peligroso para la democracia la complicidad con la violencia que diversas autoridades están ratificando.

Martín Durán F.

FPP Concepción.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes