lee nuestra edición impresa

Cartas

Vejez y cambio de paradigma


 Por Leidy Lagos Beltrán

Señora directora:

Comprender la vejez y el envejecimiento no resulta sencillo en esta época, dado que la experiencia tiene diferentes matices.  Nadie cuestiona que estamos hechos para envejecer y que este envejecimiento que experimentamos día a día conlleva experiencias, aprendizajes y lecciones muy importantes. ¿Qué ha sucedido entonces? 

En la actualidad, la vejez se ha visto viciada por una serie de prejuicios que, transmitidos y generalizados por procesos de socialización, ven esta etapa como un proceso negativo y sin sentido. Nos negamos a llegar a este periodo y no lo valoramos.

Hemos creado una cultura que le rinde culto a la juventud, la que es considerada como la más esplendorosa y la “única” etapa donde se puede alcanzar el éxito, la felicidad y ser un real aporte a la sociedad. Claramente estas no son buenas noticias para enfrentar la vejez. Por ende, es necesario reflexionar y discutir acerca de esta percepción negativa que prevalece acerca de los últimos años.

Sin duda, debemos construir como sociedad una nueva conceptualización de la vejez. Lo primero es que no es posible hablar de la existencia de una vejez, sino de muchas construidas desde la experiencia particular de lo que ha sido el proceso de envejecimiento en cada uno de nosotros, el contexto histórico y las condicionantes psicosociales que nos han permitido o facilitado el desarrollo de oportunidades determinantes en la configuración de esta etapa y en su percepción. Desde ahí la promoción de los derechos de las personas mayores requiere acompañarse con un énfasis especial en los aspectos de discriminación y prejuicio que existen en esta etapa, para así contribuir al cambio de paradigma que requiere la vejez.

Leidy Lagos Beltrán

Académica de Terapia Ocupacional

Universidad San Sebastián

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes