suscríbete al boletín diario

Cartas

Monumento


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

El destino del Monumento al General Baquedano y tumba del Soldado Desconocido representa el futuro de Chile. Si fuera entregado al Ejército para su custodia significaría una nueva rendición incondicional del Estado frente a la violencia. Se vería como “esconderlo” y como una retirada indigna de nuestros héroes. Guardando las proporciones, sería equivalente a la rendición del Estado en La Araucanía con el retiro del pésimamente bautizado, pero necesario, Comando Jungla. Por esa decisión política estamos como estamos en La Araucanía. Ese grupo especializado debería volver como Comando Dignidad, aplicando toda la fuerza que el Estado tiene la obligación de usar para defender a quienes viven y trabajan en la Araucanía.

La autoridad debe tomar las providencias para que ese monumento histórico de nuestra Patria no sea víctima de desmanes de ningún tipo. En Isla de Pascua al que raya un moai le caen las penas del infierno, entonces ¿por qué un monumento puede ser pisoteado y vandalizado en Santiago sin mayores consecuencias? Son feos los cercos, la electricidad, las púas, la vigilancia armada, o lo que fuere, pero aún más feo es correr a esconder un monumento que debe mantener su merecido lugar en nuestra capital. La Armada ya dio el ejemplo en Valparaíso.

¿Cómo se puede enseñar con orgullo a nuestros niños la Historia de Chile si no somos capaces de defender un monumento a nuestros héroes?

Atentamente.

José Luis Hernández Vidal

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes