suscríbete al boletín diario

Cartas

El Día del Profesor


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

“El Estado no puede ceder a ningún otro poder social la dirección superior de la enseñanza pública…Gobernar es Educar.”  Valentín Letelier Discurso Universidad de Chile, 1888.

Todos los 16 de octubre reiteramos públicamente nuestro aprecio, admiración y gratitud hacia nuestros maestros.  Ellos al elegir esta profesión lo han realizado por solidaridad y generosidad, para contribuir a que sus alumnos vivan un mundo mejor.

 Aproximadamente un cuarto de la vida del ser humano se nutre de lo que sus educadores les enseñan. Aprendizaje que nos acompaña toda nuestra existencia.   

A todos los que recibieron alguna enseñanza, esta les impulsó a dirigirla en uno u otro sentido y fue fundamental en su vida…

Todos tenemos un recuerdo grato y agradecido de nuestros maestros.

Maestros chilenos contribuyeron a desarrollar la educación en Colombia, Venezuela y en otros países de América Latina.

Es necesario reconocer y dignificar la labor de los educadores, estimulando su perfeccionamiento. Mejorando sus rentas y respetando su estabilidad en el cargo. Así mismo, envolviendo a los maestros en un manto de respeto y gratitud social.         

Chile necesita reformar profundamente la enseñanza. Una educación humanista y con un profundo contenido ético. Comenzando tempranamente con salas cunas y jardines infantiles en cada barrio de Chile.

Existiendo la educación privada: debe desarrollarse, especial y preferentemente, la               educación pública. El Estado debe resguardar una educación equitativa y de excelente calidad para toda la población, proporcionado los mecanismos para que quienes tienen problemas económicos puedan tener acceso a ella en todos los niveles. Gabriela             Mistral y Pablo Neruda, nuestros dos Premios Nobel, fueron hijos de la Educación Pública. ¿Qué hubiera sucedido si no hubiera existido educación pública?

Es indispensable invertir más para educar más y mejor. 

En la sociedad existe una intensa y muy prolongada controversia sobre cómo cambiar la educación.

Las grandes definiciones de la reforma deben ser consultadas con los profesores y los ciudadanos por medio de un Plebiscito Vinculante.

El progreso de la humanidad será inexplicable sin la existencia de los principios, los ideales, la ética y la esperanza.

El progreso de la humanidad sería inexplicable sin la existencia de los maestros.

Atenta y cordialmente,

Dr. Edgardo Condeza Vaccaro

Presidente Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes