suscríbete al boletín diario

Cartas

Ciclistas


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

El pasado sábado fue atropellado un ciclista, con resultado de muerte. El autor o autora, se dio a la fuga.

Como privilegio en extinción, pude compartir con él y sus hermanos mi infancia y mi juventud temprana ya que su madre y mi madre, tomaron la feliz decisión de que nuestras familias vivieran lo más cerca posible. Vocaciones muy distintas nos separaron y nos llevaron a vivir en lugares alejados entre sí y a dejar de frecuentarnos, a excepción de las redes sociales y los escasos encuentros familiares.

Queda trunca una vida individual y parcialmente quedan truncas muchas más vidas; la de su esposa, sus hijos, su madre y sus hermanos; sus alumnos y alumnas. La mía. Se trunca una inteligencia superior, un humor agudo e inteligente, el cultivo de la ironía como arte y magníficas conversaciones de política, de ética, de música, de poesía, de humor y de futuro; de lo que él más que yo, escribió y no sé si publicó.

En contra de sus creencias y de las mías, espero poder reencontrarme con él, en alguna esquina del tiempo y poder volver a conversar. Pero mientras tanto, me declaro en rebeldía. Tito Aedo Saravia: tenemos claro primo, que partiste antes de tiempo. Pero no has muerto: te esparces sutil a través de todos.

Tomás Chacón Saravia

Coyhaique

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes