suscríbete al boletín diario

Cartas

Construcción de viviendas


 Por La Tribuna

Señora directora:

No conozco a don Luis Gutiérrez, presidente de la junta de vecinos Villa Portal Manso de Velasco, sin embargo, lo he seguido en su lucha, a veces solitaria, por reivindicar las viviendas construidas por una empresa denominada Manitoba.

El señor Gutiérrez, por las fotos expuestas y más aún, por lo que él mismo denuncia y, técnicamente, por lo expresado por don Bruno Vyhmeister Bruno Vyhmeister, director provincial del Serviu, entidad que, imagino, participó en el financiamiento de estas viviendas, tiene toda la razón de exigir que se repare o reconstruya, o se entreguen otras viviendas, lo que corresponda, y resolver este asunto que es delicado porque hay recursos públicos, se pone en duda la buena fe de una empresa y, más delicado, se deja a la deriva a 254 familias que observan, alarmados, que sus viviendas comienzan a deshacerse.

¿Y el municipio?

Para enfrentar estos problemas, cuando presidía la Comisión de Viviendas del Senado, aprobamos la redacción en el artículo 28, referido a las funciones que le corresponden a la unidad encargada de la Asesoría Jurídica de la LOC de Municipalidades, el siguiente inciso: “Podrá así mismo iniciar y asumir la defensa, a requerimiento del alcalde, en todos aquellos juicios en que la Municipalidad sea parte o tenga interés, pudiendo comprenderse también la asesoría o defensa de la comunidad cuando sea procedente y el alcalde así lo determine”.

Esta redacción resolvió precisamente el problema que enfrenta el señor Gutiérrez y los vecinos que él representa. Se redactó junto al contralor de la época, sr. Arturo Aylwin, precisamente para que el municipio y, en este caso el Ejecutivo correspondiente, el alcalde, apoye o, mejor, se haga parte de asuntos que afecten a su comunidad, y la mala construcción de 254 casas es claramente un problema que afecta a la comunidad.

La vivienda cumple dos funciones. La primera, acoger una familia, que viva en ella, se protejan, crezcan sus hijos. La segunda, ser patrimonio del lugar en que viven, en este caso, la comuna, o más precisamente, la ciudad de Los Ángeles. En este último caso, se dispone de la herramienta legal que solo el alcalde puede activar. Si lo hace, el señor Gutiérrez y sus vecinos ya no estarán tan solos; a su lado estaría la Municipalidad con todo lo que ella significa. Espero que el alcalde actúe y los vecinos ganen su batalla legal.

Mario Ríos Santander

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes