suscríbete al boletín diario

Cartas

Justicia para Antonia…


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

Cuando sufres una agresión sexual como una violación, tu vida y la de tus cercanos cambia, porque se ha transgredido lo más íntimo: la libertad y el derecho de compartir tu sexualidad en el momento que quieras y con quien desees. Quedas reducido(a) a la categoría de un objeto que ha sido usado por otro que no te ha mirado como una persona. Las secuelas pueden ser diversas y de distinta magnitud. Si éstas no son tratadas correctamente, se convierten en un problema que se agudiza y que tiene graves consecuencias que van desde el aislamiento al suicidio, como sucedió con Antonia.

La sensación de sufrimiento para su familia y cercanos resultan inimaginables. En este contexto, el apoyo de distintos actores sociales y un proceder justo por parte del poder judicial es primordial, principalmente para no victimizar a quienes ya han sufrido una pérdida violenta e injusta, y para contribuir en algo al proceso de validación y reparación de la experiencia vivida. Sin embargo, en Chile hay mucho camino que recorrer hacia una justicia digna. Además, debemos educar urgentemente a nuestros niños, niñas y jóvenes respecto del consentimiento en la sexualidad, el cual debe ser libre y explícito.

Ana María Salinas M.                                                                                           

Facultad de Psicología

Universidad del Desarrollo

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes