suscríbete al boletín diario

Cartas

Franjas


 Por José Luis Hernández Vidal

Señora directora:

Dejemos por un momento nuestras preferencias en la disyuntiva del Plebiscito (Apruebo-Rechazo) y pongámonos en los zapatos de los publicistas de las franjas electorales: ¿Qué ofrecerá el Rechazo? Reformas a la Constitución, que deberán hacerse con los mismos bien pagados parlamentarios algunos de los cuales, los más capaces, supuestamente, tendrán que trabajar un poquito más, y todos tendrán que dejar de lado sus obligaciones legislativas habituales en las que siempre están al debe en cantidad y calidad. Los publicistas tendrán que vender alguna idea de por qué no hicieron las reformas antes, además de cómo lo harán para no seguir cajoneando tantos proyectos necesarios y urgentes.

¿Qué ofrecerá el Apruebo? Incertidumbre política por un par de años, desapareciendo la escasa y sufrida inversión que todavía quede y, por lo tanto, aumentando aún más el desempleo en medio de una recesión larga y brutal, salvo para 155 afortunados constituyentes que sí conseguirán trabajo ganando unos 2 millones de pesos mensuales, sea que su Constitución resulte aprobada o rechazada.

¿Cómo le explicarán a la gente los publicistas que ese negro panorama es mejor para todos y no solo para los 155? ¿Cómo convencer a millones de personas que no dejen de ir el 25 de octubre a introducir su voto en la urna, sin saber si tendrán algo que echar a la olla ese día? ¿Cómo callar, sin engañarlas, que esas personas ayudarán a algunos políticos en su lucha por el poder, pero empeorarán aún más su situación personal? ¡Vaya desafíos publicitarios!

Atentamente.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes