suscríbete al boletín diario

Cartas a la directora

Plano Regulador


 Por La Tribuna

Señora directora:

Con verdadero interés y entusiasmo he visto como las ciudades de Concepción y Los Ángeles están formando comisiones para estudiar sus Planos Reguladores.  Pero lamento que no inviten a participar a los arquitectos como el que esto escribe, pues más sabe el  “Diablo por Viejo que por Diablo” dice el refrán.  Me tocó como presidente la directiva del Colegio de Arquitectos de Concepción asistir a las discusiones sobre su Plano Regulador elaborado por los arquitectos Duhart y Goycolea la década del 60 en Concepción pues hasta 1974 viví allá, después en 1975 me trasladé  a Los Ángeles y me encontré que su Plano Regulador había sido realizado por el arquitecto Ignacio Santa María sobre los mismos fundamentos que el de Concepción: la idea de la promoción popular que el Presidente Eduardo Frei Montalva promovía desde sus campaña para llegar a ser Presidente como lo escuchamos en asamblea realizada en Concepción en 1963 donde contó que había conversado con el Papa preguntándole si como cristianos podían trabajar para ayudar al pueblo a solucionar sus problemas.  Y el Papa le contestó que evidente, que sería una obligación y así lo hizo todo movido por la acción del Padre Vequemans a cargo de la Revista Mensaje que había creado el Padre Hurtado años antes, los 40 y 50 antes de 1952 en que falleció lamentablemente.

Siempre creí en la promoción popular que era una buena propuesta para estructurar las ciudades de acuerdo a los estudios del urbanista y arquitecto Gaston Bardet con quien me comuniqué en Francia al hacer mi post grado en el Instituto de Urbanismo de la Universidad de París, Sorbona, y en el Curso del CIAM Italiano en Venecia del 51 al 53.  Lamenté muchísimo que luego al comenzar el Gobierno del Presidente Frei Montalva en el Parlamento se habían unido la Derecha e Izquierda  para rechazar esta proposición.   Los Planos Reguladores referidos ya estaban en trance de ser aprobados pero no se pudieron poner en práctica en este aspecto por el rechazo del Congreso ya referido y había que tener leyes de Expropiación para habilitar los centros de las juntas de vecinos con las que se organizaban las ciudades y su equipamiento de salud, educación, áreas verdes y deportivas, además de estacionamientos.  Pero la juntas de vecinos no se les daba autoridad para dirigir su vida y por lo tanto eran solo nominales inoperantes como lo son actualmente desde que se crearon en el Gobierno del Presidente Frei  pero sin ese poder para operar y que fue lo único que se pudo hacer de la idea de la promoción popular.

Tengo en mis manos publicación del Diario El Sur del 12 de enero del 2020 en que insisten sobre medidas cuantitativas y no cualitativas como diría Bardet, pues no tratan de crearle a Concepción una Estructura Urbana que la necesita, como también Los Ángeles, de cuyos estudios últimos no estoy informado, pues es bien sabido que es la convivencia en las ciudades la que crea la estructura de barrios que crearon las ciudades fundadas por los españoles, lo que incluso se continuó ocupando en la república como es el caso de Chillán por su traslado de Chillán Viejo donde está actualmente por el terremoto de 1835.   Los barrios son los que antecedieron a las juntas de vecinos, en cuanto a equipamiento principalmente, ya que eran herederos de las parroquias de los españoles que algunas ciudades americanas todavía las llaman así.

Creo que en la estructura urbana que permitiría gobernar las ciudades esta lo fundamental, no tanto en el aumento del ancho de las calles y la discusión de la altura de los edificios en Concepción y como se plantea en Los Ángeles respectivamente y eso se vio en Concepción con el proyecto del conjunto de edificios frente al Parque Ecuador que fue desechado por oposición de vecinos de ese barrio.  

Las ciudades deben ser una confederación de juntas de vecinos con poder y preocupadas de sus problemas ahora que los vecinos van a tener más tiempo con la disminución de las horas de trabajo a la semana de 45 a 40 para dedicarle a su familia y a su barrio o junta de vecinos.

Osvaldo Cáceres González

Arquitecto.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes