suscríbete al boletín diario

Cartas a la directora

Los que son parte del problema, ¿lo quieren solucionar?


 Por La Tribuna

Señora directora:

Hemos consumido la deslealtad, mentira, traición, ignorancia colectiva, que nos ha llevado a este caos, asesinatos, mutilaciones, torturas y violaciones, por culpa de un creador que inventa una división, con un parlamento cómplice, ¿ellos quieren escribir una constitución nueva?, senadores como Harboe y Varela, trabajan juntos por Ñuble, nueva región, a costa y en desmedro de nuestra provincia, traicionando a quienes votaron por ellos en Bío Bío.  Los diputados dentro de su ignorancia y medio de confort, apoyan proyectos especulativos, demagógicos, que nos llevan sólo a derroche y robo, ni decir de los fiscalizadores, consejeros, concejales, Contraloría, (estos cargos no deben existir), ¿y la justicia?, todo funciona mal o a favor de mediocres, que se alimentan con sueldos estratosféricos, a costa de nosotros, ya es hora que esta barbarie administrativa termine.

La ausencia de mujeres es un sello discriminador detestable, sólo hay una en la formación de esta nueva constitución, incluso fue despedida por corrupta, (en su cargo anterior), por supuesto que no hubo responsables, (que gran aporte intelectual), ojalá los chilenos pudiésemos sonreír como ellos lo hacen, en primera plana, con sueldos millonarios, (aguanta Chile).  Se dan el lujo de ponernos unos contra otros, siendo ellos la causa del problema. Generaciones en que han robado, nuestros más puros anhelos y aspiraciones, lo cierto es que se le ha hurtado el futuro a miles de jóvenes en la provincia. Los jóvenes necesitan un país para amarlo y disfrutarlo, no para huir de él, hoy se quieren hacer pasar una vez más, por ángeles caídos del cielo, observe, como tratan de subirse al carro de la victoria, sin haber dejado un paso en las calles marchando, moviendo sólo la lengua como siempre, con una constitución hecha en dictadura, con temor a la libertad, sometida, para no condenar a Augusto Pinochet.

EE.UU. con 300 millones de habitantes, tiene la misma cantidad de parlamentarios que nuestro país, que solo tiene 17 millones, está claro que de acuerdo a esta relación, deberían tener 3.400 parlamentarios, (pero saben que es un derroche innecesario).

Un  paso es que se disminuyan los parlamentarios, 60 parlamentarios, sólo 4 por región,  su sueldo a la mitad y  no existan más senadores, (si quieren se pueden hacer llamar senadores, no importa, da lo mismo), son una casta que sólo comenta los hechos políticos, no tienen ninguna trascendencia, se han trasformado en un obstáculo real para el desarrollo de  Chile, dicen dar señales, señales de qué ¿de humo?, con leyes esclavistas, nos empujan a pensar,  que tenemos un variado zoológico en nuestras autoridades, el parlamento debe trasladarse a Santiago.  No fue ni será un aporte a Valparaíso, es más sólo fue a destruir patrimonio arquitectónico, que pudo servir para proyectar turísticamente la ciudad.

Aquí en la ciudad, un alcalde, andaba marchando por mejor sueldo, él gana nueve millones mensuales y se hace pasar por vulnerable, uno de los mayores despilfarros de una municipalidad, (el gran forado de recursos en Chile, son las municipalidades), otra condición para tomar en cuenta). Sorprende el descaro, no sabemos si llamarlo derroche, u oportunidad para el robo y los fiscalizadores calladitos, como si lloviera, (sería capaz alguno de ellos de preguntarle, ¿que devuelva el dinero del erario municipal en ocho años, por favor, ya que no ha hecho nada?), como es obvio los que no hacen nada, aplauden porque son pagados, favorecidos sólo para atacar a los que exigen sus derechos, o alguna oportunidad para aportar en el desarrollo de nuestra provincia.

Como sabemos, la decencia, honradez y valores, se perdió en casi todos los colores, es de buena salud no estar de acuerdo con una sociedad injusta y enferma a corrupción, por esto instrúyase cada día, que la educación es la expresión del espíritu, la moral y libertad.

Aladín Riquelme

Artista visual

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes