lunes 18 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Cartas a la directora

Historia del pilar solidario


 Por La Tribuna

Señora directora:

Las pensiones no contributivas en Chile tienen su origen en 1975, a partir del Programa de Pensiones Asistenciales, -PASIS-, el cual entregaba pensiones a los adultos mayores vulnerables, a personas inválidas, y a personas con deficiencia mental. La cobertura era muy reducida, tanto en montos como en número de beneficiarios.

El gran impulso al pilar solidario fue con la reforma previsional de la Presidenta Bachelet en el año 2007, donde aumentó la cobertura al 60% más vulnerable y con un monto inicial de $65.000. También la Presidenta Bachelet, en su segundo mandato, mejoró el pilar solidario en un 10%, luego de las marchas por mejores pensiones en el año 2016. En la actualidad, la pensión básica solidaria llega a $110.201.

Las manifestaciones de los últimos días se hicieron sentir, y la mejora inicial al pilar solidario del 10% propuesta por el Presidente Piñera paso a un 20%, con una mejora adicional para los mayores de 75 años para el año 2020 y 2021.

Pero no hay que caer en populismos, como ofrecer igualar la pensión básica solidaria al sueldo mínimo, pues no sólo no existen los recursos para ello en el corto plazo, si no también complejidades para su pago en el mediano y largo plazo.

El pilar solidario debe ser prioridad como política pública, y las pensiones solidarias deben aumentar a medida que mejoran los ingresos del país, con un reajuste calculado de manera técnica.

Eduardo Jerez Sanhueza

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes