viernes 22 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Cartas a la directora

Futsal y protestas


 Por La Tribuna

Señora directora:

Por primera vez en la historia de Los Ángeles íbamos a tener un evento deportivo que reunía a varios de los mejores exponentes de una disciplina deportiva.

Por primera vez en la historia de la ciudad estaba revolucionada y más de 20.000 personas ya tenían sus tickets para disfrutar de esta Copa América de Futsal.

Por primera vez en la historia, Los Ángeles había tenido manifestaciones ciudadanas de más de 8000 personas marchando por las calles.

Por primera vez en la historia sentíamos orgullo de saber que, a pesar de las manifestaciones, Los Ángeles era un oasis comparado con la violencia vivida en otras comunas del país y la región.  Acá los incendios, saqueos y balazos son sólo parte de un imaginario de aquellos que en vez de llamar a la calma, disfrutan sembrando el pánico.

Por primera vez en la historia un presidente de la república dijo que “estamos en guerra”, sin estarlo.  Y el primero que se compró ese discurso fue nuestro imberbe e inexperto gobernador. Quien seguramente preocupado de los miles que marchan en las calles no pudo ver más allá de sus narices y darse cuenta de que varios de esos miles que protestaban, si se realizaba la Copa América, no estarían en las calles vociferando, sino gritando “ceacheí” en el Polideportivo.

Con esta decisión perdimos todos.  El comercio, los restoranes, los hoteles, los hinchas del fútbol y las familias que querían disfrutar de un evento nunca antes visto en su ciudad.

Con esto también perdió el gobernador, quien tuvo la oportunidad de demostrar que podía ser un político con futuro y nombre propio y no ser recordado simplemente como la autoridad que suspendió el evento deportivo más grande de la historia, sin haber motivos para hacerlo.  Una autoridad debe dar señales de tranquilidad y normalidad, suspender todo es lo más fácil para cuidar un cargo, pero no precisamente para cuidar a la ciudadanía.   Este gobernador será recordado como un niño que se asustó porque al escuchar los tambores de las batucadas efectivamente pensó que estábamos en guerra.  Seguramente se asustó  porque los gritos que acompañaban a la música no solo exigían justicia, dignidad y un trato justo.  Esos gritos también pedían porque las autoridades designadas fueran personas que representaran experiencia, competencias, méritos propios y no simplemente un apellido.  Definitivamente, señor gobernador Vladimir Fica junior, usted no estuvo a la altura.

Juan Eduardo Peña

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Copa AméricaFutsalPolideportivo

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes