miércoles 16 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Bienestar

Tips para hacer desaparecer el estrés

Pese a lo complejo que puede ser, siempre hay soluciones simples de llevar a cabo y que mejorarán la rutina diaria.


 Por Sebastián Díaz

23-08-2017_17-30-571__21.1

Según un estudio de la Universidad de Duke, aunque la Navidad debería ser un tiempo de alegría, paz y armonía, el estrés navideño se generaliza cada vez más siendo las mujeres las que más lo sufren. Según este estudio británico, las personas suelen soportar casi todo el peso de los preparativos, dedicándoles la mayor parte del tiempo. Acertar en los regalos, en la comida, calmar los conflictos familiares y, en definitiva, estar pendientes de que ningún detalle se pase por alto acaba convirtiendo estas fechas en los días más estresantes del año para el 42% de las mujeres.

Pensando en lo anterior, se ha elaborado este decálogo antiestrés. Una ducha reconfortante, un masaje casero, estirarte antes de dormir.

¿Cómo acabar con el estrés acumulado? Pues con unos rituales y algún hábito saludable siempre. Pequeños gestos con los que se podrá alcanzar el ansiado estado zen que tanto se necesita.

El estrés es una respuesta del organismo que pone al individuo en disposición de afrontar situaciones interpretadas como amenazas.

Esta patología está cada vez más presente en la vida diaria y tiene múltiples efectos negativos para la salud y forma de vida. Erradicar el estrés de nuestra rutina se traduce en convertirnos en una sociedad sana.

Esta es una estrategia adaptativa que induce a responder de forma activa. Es una respuesta del organismo que pone al individuo en disposición de afrontar (huir, luchar…) las situaciones interpretadas como amenazas.

Para afrontar dichas situaciones, el cuerpo debe proveerse de manera rápida de la suficiente energía. Es por ello que las células comienzan a catabolizar la energía acumulada en el organismo. Las células, al trabajar tan rápido, producen desechos y necesitan nutrientes nuevos de forma continua. La sangre, que contiene esos nutrientes, circula más rápido, por lo que el ritmo cardiaco se acelera.

También aumenta la respiración. Los pulmones están conectados al corazón cuando pasan del primer al segundo ventrículo. De esta forma el ritmo cardiaco y la respiración se sintonizan para poder llevar el máximo de recursos disponibles a las células.

COMO COMBATIRLO

1. Aromaterapia en el baño. Para empezar el día, nada mejor que el subidón que da una ducha con un gel aromático de textura cremosa.

2. El poder de una infusión. En ayunas se puede tomar una tisana (es la bebida que se consigue al hervir determinadas combinaciones de hierbas o especias en agua) con jengibre y zumo de limón. Es un excelente estimulante”, explica Victoria Llorente, gerente de One Wellness Center.

3. Despertar los sentidos. Hay fragancias con cítricos (pomelo, limón, mandarina) que mejoran el estado de ánimo y te llenan de dinamismo. ¡Pulveriza sobre tu piel y listo!

4. Hacer una parada. Es importante concederse unos minutos y empléalos en respirar, mientras proyectas en tu mente imágenes que te tranquilicen (una playa desierta, agua fluyendo.

5. Vitaminas sin sumar calorías. Si aburre la fruta, una opción sana es tomar el tentempié de moda, un smoothie. Se debe triturar una taza de frutos rojos con leche de almendras, una cucharada de cacao puro y miel.

6. Descasa los ojos. Dolor de cabeza, vista cansada, lagrimeo. Refresca la mirada con un antifaz de gel frío. Desinflama y calma en un paso.

7. Descansar los pies. Los sometemos a largas caminatas, los hacemos sufrir sobre unos tacones de vértigo. Los pies necesitan un protocolo a medida: exfolia, sumerge en agua tibia con sales de baño e hidrata.

8. Momento automasaje. ¿No tienes hueco en la agenda para ir al salón de belleza y darte un buen masaje? Alíate con los aparatos de automasaje, que alivian todo tipo de dolencias musculares.

9. Relaja el cuero cabelludo. Si al final de una larga jornada te notas fatigada y con la cabeza embotada, date un masaje capilar. Empieza en la nuca (en el nacimiento del pelo), haciendo suaves presiones con las yemas de los dedos, y sube hacia la frente con movimientos circulares. Se notará un alivio inmediato.

10. Estirarse antes de irte a la cama: Mejora la lubricación de articulaciones y músculos y previene la aparición de contracturas”, aconseja la fisioterapeuta Victoria Llorente. El punto final: vaporiza tu almohada con una bruma relax.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
bienestarEstrésLa TribunaTips

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes