lee nuestro papel digital

Agroforestal

25 años de cambios en la agricultura

Actualmente Chile cuenta 49.601 hectáreas de cerezos de acuerdo a cifras oficiales. Sin embargo, los expertos en el rubro estiman que en realidad hay más de 90.000 hectáreas plantadas.


 Por Jorge Guzmán B.

Agromillora

Chile se ha caracterizado por su actividad agrícola. Hoy en día, parte importante de su producción está basada en las actividades económicas derivadas del campo chileno. La viticultura, el comercio de frutas, hortalizas y cereales son actividades que se iniciaron en la Colonia y que perduran.

Tal como la sociedad ha evolucionado desde los 1800, la agricultura no se ha quedado atrás. Si bien a su propio ritmo, esta actividad económica ha sabido mantenerse vigente y productiva para seguir siendo una importante fuente de ingresos para el país.

Según la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), el sector agropecuario aporta un 3,54 % al PIB del país y entrega trabajo a un 10% de la población nacional. Sin embargo, un estudio realizado por la Subsecretaría de Agricultura estima que la aportación real de toda la cadena de producción agrícola se sitúa más cerca del 15 % del PIB.

Estos datos hacen innegable la importancia de la industria en nuestro país. La pregunta va en cómo ha avanzado esta actividad económica, quiénes han sido los actores que han aportado a este desarrollo y cuáles han sido las acciones que han llevado a la agricultura chilena a donde está hoy. 

Dentro de esta historia de desarrollo, crecimiento y perduración aparece Agromillora, el vivero más moderno de Chile y líder en micropropagación, que aterrizó con sus operaciones en 1997 desde España, Agromillora es una palabra compuesta que viene del catalán, millora significa mejora, por lo que, nace con la visión de mejorar la agricultura.

La evolución de la Olivicultura

En el año 2004 comenzaron con las primeras plantaciones comerciales de olivos en seto, lo que marcó un antes y después en la olivicultura. El olivar en seto es un modelo agronómico revolucionario impulsado por Agromillora hace más de 30 años a nivel mundial, con el afán de resolver muchos de los inconvenientes a los que tenían que hacer frente los agricultores en cultivos tradicionales, obteniendo cultivos mucho más eficientes y sostenibles en términos de mayor productividad por unidad de superficie, mecanización total desde el momento de la plantación, con el objetivo de reducir los costes y las labores, entrada precoz en producción, alta calidad del aceite obtenido, 100% virgen extra, entre otros beneficios.

El boom de la cereza 

Actualmente Chile cuenta 49.601 hectáreas de cerezos de acuerdo a cifras oficiales. Sin embargo, los expertos en el rubro estiman que en realidad hay más de 90.000 hectáreas plantadas. Por su parte, las exportaciones en la última temporada ascendieron a 356.385 (ODEPA). Hoy, Agromillora se ha posicionado, y mantenido, como el mayor proveedor de portainjertos de cerezos in vitro de la última década, destacando la calidad y sanidad vegetal, esto ha ayudado mantener abastecidos a los viveros durante el desarrollo de esta industria, convirtiendo al país en el mayor exportador de este fruto en todo el hemisferio sur, gracias al arribo a uno de los mercados más exigentes como lo es China.

Innovación continua

Durante estos años, el crecimiento y la innovación no se han detenido, luego del éxito en las plantaciones de olivo en Seto, se sumó en 2014 la primera plantación comercial en el mundo de Ciruelos D’Agen en Seto y en 2017 la primera plantación comercial de Almendros en seto, de variedades europeas. La puesta en marcha de estos modelos significó para el mercado nacional una actualización para estar en tendencia con las prácticas internacionales y llevar los procesos a la eficiencia tanto de recursos como de mano de obra al mecanizar los procesos, trayendo beneficios en hectáreas productivas y retorno de inversión.

Durante los 25 años que lleva la multinacional en nuestro país, las buenas prácticas han ido mucho más allá de la puesta en marcha de estas técnicas productivas, sino también en impactar de forma positiva en sus trabajadores, 90% perteneciente a la comunidad local. La creación de comité de bienestar, como organismo de interacción entre los trabajadores y la empresa, el programa Agroeduca, para formar y capacitar nuevos talentos los cuales permitan ser más eficientes en el trabajo y por último adoptar la jornada laboral de 40 horas semanales, para así mejorar la calidad de vida de sus trabajadores y por volver los procesos más sostenibles, son algunos de los aportes a la agricultura nacional.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
AGRICULTURAagricultura chilecambios agricultura chileevolucion agricultura chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes