suscríbete al boletín diario

Agroforestal

La búsqueda de nuevas alternativas de fuentes laborales

La asociatividad es una de las mejores alternativas para un efectivo y tangible desarrollo de productores del sector agrícola.


 Por La Tribuna

04-05-2016_12-48-47perfil_twitter_3500x500

El trabajo agrícola es una labor que requiere de mucho sacrificio y perseverancia inagotable, sobre todo para los medianos y pequeños empresarios que se dedican a este rubro, los que –diariamente- deben afrontar diversos inconvenientes desde el origen de sus negocios hasta su comercialización.

Por tal motivo, han tenido que buscar diferentes y nuevas opciones laborales para no perder su producción y su fuente laboral, la que para muchos es el único ingreso económico para sustentar a su familia y cubrir sus necesidades básicas.

Un ejemplo de esta perseverancia y lucha es la creación de la empresa “Frutos de Chile”, la que nació cuando un grupo de agricultores decidieron reunirse para dar forma a una idea que venía dando vuelta en sus cabezas hace mucho tiempo y que pretendía mejorar –principalmente- optimizar la calidad de los productos para alcanzar mayores volúmenes de ventas, y por otro lado mejorar la comercialización.

Fue así como al cabo de un poco más de tres años de trabajo pudieron juntar el capital inicial para la conformación de la empresa que ya está en pleno funcionamiento y que tiene las herramientas necesarias para mantener en perfectas condiciones su producción.

Uno de los puntos clave para que esta empresa se hiciera realidad, fue su apuesta a la asociatividad, la que junto con el esfuerzo grupal de estos agricultores, además, lograron construir su sede comercial con todas las comodidades necesarias para reuniones y actividades de diversa índole.

Para este grupo de trabajadores, era bastante difícil subsistir como agricultores de forma separada, por eso decidieron unirse para solucionar el problema y –posteriormente- extender los volúmenes de ventas.

Sin duda, la iniciativa es un claro ejemplo de adecuarse a los cambios actuales, además de ser un ejemplo para todos aquellos medianos y pequeños agricultores de la zona, que tienen ideas o la intensión de desarrollar algunos proyectos, que se atrevan a ser parte de la asociatividad, lo que significa lograr conseguir menores precios a la hora de comprar insumos y poseer mejores condiciones de negociación con sus proveedores.

Actualmente, varias son las instituciones del rubro que se preocupan de crear lazos, formar, incentivar y apoyar a los agricultores para que se interioricen sobre lo que es y el aporte que implica la asociatividad. Dejando de lado o mitigando los diversos inconvenientes que deben afrontar las Pymes del rubro.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes