sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Agroforestal

La apertura de los mercados para productos chilenos


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

27-04-2016_17-41-29perfil_twitter_3500x500

El 2015, se desarrolló un incesante trabajo en la apertura de mercados para los productos chilenos, lo que ha incrementado la demanda internacional para la gran variedad de productos que elabora el país, así lo enfatizó -recientemente- el ministro de Agricultura, Carlos Furche. Catalogando como un año de expansión de la agricultura.

En lo referente a las exportaciones, se destacó una nueva oportunidad de negocios para la ganadería, con la exportación de vaquillas y toretes, abriendo la posibilidad de expansión de carne bovina a China.

Pero no sólo se favoreció el tema de la carne, sino que además, se logró abrir el mercado para las paltas y nueces, con el objetivo de incluir a los nectarines.

Lo que se le atribuye a factores como la creciente demanda y el estatus que se han ido ganando los productos chilenos y la permanente preocupación por incentivar y potenciar la exportación, incluyendo capacitaciones y charlas en todo el país para que se integren y conozcan de los beneficios que trae para ellos el lograr llevar sus productos al extranjero.

A los buenos resultados se le sumó el tipo de cambio favorable y la corrección de algunas deficiencias sanitarias que –constantemente- amenazan la agricultura, entre otras oportunas acciones.

Si bien, esto es un incentivo y muy buena noticia para los productores del país, las últimas cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas -INE-, las exportaciones de febrero de 2016, disminuyeron en un 12% en relación con el mismo mes del año pasado. Destacando que en materia silvoagropecuaria se presentó una baja de 15,4% y un 20,3% en el área forestal.

Ante este desalentador resultado, uno se pregunta ¿porqué estos números van en descenso, siendo que durante el año pasado se logró un mayor acceso a la exportación y demanda del producto agrícola nacional?

Chile tiene muchas condiciones, como barreras fitosanitarias naturales y administrativas “codiciadas” que permiten desarrollar -prácticamente- cualquier producto agropecuario o forestal.

La riqueza productiva natural de la tierra y mar que tiene Chile, permite producir muy por sobre lo que se consume, pero al parecer sigue latente la debilidad que radica en la falta de valor agregado, identidad local y la intensión de atreverse de los pequeños productores quienes tienen una posibilidad cierta de participación.   

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes