sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Agroforestal

Asociatividad: la unión vence a la individualidad

Las grandes empresas operan precisamente con accionistas y dentro de la provincia existen buenos ejemplos en materia lechera.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

20-04-2016_17-28-084.2640x400

Muchas empresas del rubro forestal, agrícola o lechero han puesto sus fichas por asociarse con otras personas para emprender en su actividad.

Esta idea de buscar más elementos participativos para un emprendimiento trae consigo muchos aspectos positivos destacables.

El director nacional del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), Octavio Sotomayor, aseguró que “la asociatividad es esencial, nosotros tenemos una agricultura familiar muy atomizada, son predios muy pequeños y por lo tanto, si queremos hacer proyectos más complejos es indispensable organizarse y coordinarse.

Además de razones valóricas como el tema de la colaboración o la solidaridad, hay razones prácticas y en función de eso nosotros estamos promoviendo el desarrollo de cooperativas y de otras organizaciones. Acaba de aprobarse una ley de cooperativas en el Parlamento que baja el umbral a 5 socios, eso es muy bueno porque permite generar pequeñas organizaciones de un papá o un hijo, dos primos, un vecino, donde hay confianza. El tema de estas organizaciones es tratar de administrar las tensiones, los conflictos, generar confianza y eso se logra de mejor manera en grupos chicos, así que nosotros estamos promoviendo con mucha fuerza la organización, de hecho llevamos casi 85 nuevas cooperativas en lo que va de éste gobierno y yo donde voy veo que hay muchas ganas de ir creando cooperativas para administrar maquinarias, obras de riego o por ejemplo, para emprender proyectos complejos de comercialización como es abastecer un supermercado”.

 

Experiencia personal

Por otra parte, uno de los socios de la lechería Bío Bío, Jorge Guzmán, aseguró que “en nuestra experiencia seis socios nos unimos hace más de 10 años para formar una lechería y aprovechar la economía de escala que se puede lograr. La idea de tener varios socios es no repetir los mismos gastos en administración, equipo, en una serie de cosas que se puede hacer más eficiente el tema”.

Asimismo, sostuvo que ellos empezaron con un proyecto basado en la asociatividad, donde exploraron entre varios amigos, conocidos, los que hasta ahora continúan.

A su vez afirmó “esto, desde el punto de vista de la asociatividad ha sido un éxito, porque nos ha permitido hacer más eficiente los recursos, en una lechería lo que no cambia es el costo de la alimentación, pero el fuerte está en los otros ahorros y la experiencia que te transmiten otros socios que están metidos en el negocio de la lechería y están en otro mundo, el de las finanzas, un mundo distinto al que los agricultores comúnmente manejamos”.

De la misma manera, Guzmán recalcó el hecho de que los accionistas sean de distintos rubros, lo que le da más dinamismo a la empresa.

Además, manifestó que “a pesar de esto, otra cosa son los resultados, los nuestros como lechería hoy día no son los mejores, porque es por todos conocido los precios que está pagando la industria y la crisis que se ha generado en el sector. Ahora, evidentemente si nosotros no hubiéramos estado asociados, estaríamos cada uno con sus lecherías absolutamente desaparecida”.

 

Las ventajas

A pesar de lo anterior recomendó asociarse para construir una buena empresa.

Por lo mismo, agregó “yo creo que en un mundo que cada vez es más difícil, la asociatividad es un tremendo beneficio. Dentro de este punto, uno tiene que tener un grado importante de afinidad con el resto de los socios, porque si no pueden surgir problemas. Nosotros –afortunadamente- nunca hemos tenido mayores problemas entre los socios”.

El accionista de la lechería Bío Bío volvió a destacar la eficiencia de los recursos como uno de los puntos favorables de éste tipo de trabajo en las empresas, a que por todos los beneficios que trae, los agricultores deberían ser menos individualistas y más asociativos en todo ámbito.

 

Sus comienzos

En su caso en particular, explicó que todo comenzó con un Proyecto Asociativo de Fomento (Profo), que se hizo a través de Socabío.

“Invitamos a una serie de lecheros a participar, porque ese era el tema y terminamos asociándonos gente que además éramos relativamente amigos y también entraron socios que no eran amigos, pero que tenían intereses en la zona, en la parte agrícola y desde el punto de vista empresarial”, manifestó.

Agrícola La Hiedra, los señores Aruta, Agropecuaria Santa Isabel, Claudio Lapostol con familia y Claus Jahn son los accionistas de la empresa.

De la misma manera, aseguró que “no todos nos conocíamos ni operábamos del mismo mundo lechero. Cada uno de los socios aporta de las áreas de donde viene y nosotros hemos sido bastante ordenados en mantener reuniones periódicas de directorio, donde participan y se escucha la voz de los socios, tomando las decisiones que creemos que son las más acertadas, en conjunto”.

Por último, aseguró que para una empresa agrícola pueden ser varios socios y entre ocho y diez personas debería ser el límite, ya que ellos funcionan muy bien con seis personas.

 

  


  • Compartir:
etiquetas
AGROFORESTALasociatividad

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes