suscríbete al boletín diario

Agroforestal

Baja mano de obra y descenso en exportaciones agrícolas preocupan en el sector

Entre los afectados y las autoridades existen distintas versiones y teorías de por qué ocurre.


 Por La Tribuna

13-04-2016_16-27-174.1

Uno de los problemas que aqueja a la actividad agrícola es la baja en sus trabajadores y también el descenso es sus ventas al extranjero, a lo que las autoridades, los afectados y los expertos no están ajenos a los conflictos.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en enero las exportaciones en el sector agropecuario cayeron en un 42,7%, en relación al mismo mes de 2015.

El presidente de la SociedadAgrícola Bío Bío (Socabío), José Miguel Stegmeier, aseguró que “desde la región es demasiado importante el impacto, yo creo que se derivaron estas exportaciones a otros puertos en otras regiones o no sé. Todavía no me cuadra la cifra totalmente”.

Esto se explica, porque dice, a veces las empresas compran la fruta en la región, pero la envían desde otros puertos, como por ejemplo Valparaíso, por lo que en ocasiones no coincide desde dónde es la fruta con la salida desde el país.

Eso sí, comentó que la baja también se debe a problemas con algunas frutas como las cerezas, que tuvo complicaciones en su venta al extranjero, aunque recalcó que eso tampoco debería haber influido en las cifras.

Asimismo, detalló que la baja sí fue significativa para los productores, ya que la cereza es cara, pero descartó que haya afectado fuertemente a los números en general.

En ese aspecto afirmó que “hubo algunos desfases con algunas frutas que no se cosecharon en el mes de enero eso aparecerá para febrero, efectivamente se produjo una baja, pero no sé si al nivel que aparece en las estadísticas”.

Otra de las teorías de Stegmeier es que han descendido fuertemente las facturaciones a otros países desde el punto de vista forestal, porque reiteró que en las frutas no fue así.

Un ejemplo es que “desde nuestro punto de vista, nosotros tenemos más exportación de arándanos, cayeron las cerezas porque se complicaron con el clima”, dijo.

Recordó que la baja de esta última fruta fue importante, debido a las lluvias que se registraron en los últimos meses del año pasado, que afectaron su producción y por ende su exportación.

El secretario regional ministerial de Agricultura en la región del Bío Bío, Rodrigo García, coincidió con que el problema se debe a “una disminución en la producción debido a los efectos climáticos, una primavera muy lluviosa que hizo disminuir la producción de cerezas y berries, que son nuestros principales productos de exportación”.

Detalló que en el proceso de floración de las frutas hubo lluvias, viento y heladas que afectaron los rendimientos y la producción de estos productos.

Respecto a lo que se viene en esta materia afirmó que “nosotros estamos muy esperanzados en el área hortofrutícola, porque lo que refleja la estadística es que ha habido un aumento sustancial de las plantaciones, básicamente de berries. Actualmente, hay cerca de 14 mil hectáreas de plantaciones frutales y creemos que la tendencia va en alza y esperamos que en el año así ocurra y se traduzca también en las exportaciones”.

A su vez García manifestó que en los últimos años han destacado las cerezas y los arándanos en el sector, aunque también hay otros importantes, como los avellanos europeos y los nogales en la zona.

En relación a lo mismo destacó que “en la región del Bío Bío existen condiciones especialmente favorables para la producción de estas frutas y por lo tanto, creemos que a futuro van a continuar creciendo”.

Por otro lado, el economista y director del centro de estudios CERRegional afirmó que “el tema agrícola viene dado principalmente por la reconversión del territorio. La actividad hoy en día tiene un alto riesgo. Los agricultores están enfrentando una situación complicada de precios y como ellos ven esta diferencia entre lo que esperaban ganar y lo que ganan, empiezan a tomar decisiones más seguras y una de ellas son las plantaciones forestales”.

Además agregó que mientras avanza la actividad forestal, la agrícola disminuye y eso genera, dijo, una menor demanda y el sector se reconvierte.

En ese sentido manifestó que “el tipo de cultivos ha cambiado y ahí hay un proceso profundo que no se ha estudiado con dedicación en la provincia y creo que es fundamental en esta materia”.

A razón de los datos del INE, Segura afirmó que se están buscando nuevos mercados, porque hay un convencimiento de internacionalizar la actividad en la provincia y eso, argumentó, genera este efecto.

Agregó que no es una tendencia en la zona, son sólo hechos cíclicos, aunque subrayó que el gobierno regional busca los mercados asiáticos para exportar, sin ir más lejos cerca del 50% de los envíos al extranjero son hacia estos países, lo que es una cifra importante, la que Segura calificó de riesgoso por la dependencia de un solo cliente.

 

BAJA DE LA MANO DE OBRA

Otro de los problemas que más ha afectado al sector agrícola es el descenso en los trabajadores en esta materia.

El presidente de Socabío, afirmó que “aquí hay tres causales importantes. Sin duda que la agricultura y todo lo que ha significado la Reforma Laboral, se ha ido tecnificando más y ha ido cosechando estos problemas, lo que pasa también en el ámbito forestal”.

El segundo punto que destacó es la amplia oferta laboral en las mineras del norte del país, que aunque ha decaído en el último tiempo, sigue siendo algo que ayuda a la baja de las labores en el sector agrícola.

La tercera causal, dijo, es “el deterioro económico que hay en la zona. Aquí efectivamente hay un ‘frenazo’ fuerte que repercute en el empleo”.

En ese sentido detalló que los problemas económicos del país tienen un efecto inmediato en la provincia, porque es una zona que está muy activa en términos agrícolas y forestales, por lo que cuando deja de haber inversión, Bío Bío lo siente.

Sostuvo que “aquí hay agentes externos, pero la mayor cantidad de los que provocan estos son internos, son de políticas impulsadas por las autoridades económicas”.

Por su parte el seremi de Agricultura, Rodrigo García manifestó que “este problema se debe a la disminución de la producción, en este período las cosechas demandan mucha mano de obra y si los rendimientos anduvieron más bajos, se requiere menor número de trabajadores”.

Respecto a mejorías, dijo que ellos como Ministerio de Agricultura crearon un departamento específico contra el cambio climático, el que va a generar -sostuvo- condiciones distintas a las que acostumbramos, por lo que los agricultores deben hacer un manejo distinto a lo que hacían habitualmente.

Afirmó que “quienes son parte de este sector deben cambiar su forma de trabajar, en el caso de fungicidas, que ahora necesitan un período de mayor cobertura, además deben tener sistemas que protejan las frutas, como el caso de los techos de plástico que resguardan las cerezas”.  

Por último, destacó que el ministerio de la cartera está intentando implementar un sistema de seguro agrícola que permita una mayor cobertura. “Esto se realizará en la región del Bío Bío en una amplia variedad de rubros”, dijo el seremi.

Sobre el tema, Renato Segura subrayó que la productividad en la industria agrícola está establecida, lo que pudo haber mejorado ya mejoró y lo que se necesita es escala de producción. Por lo mismo, comentó que “hay, por una parte, una contracción que se debe al aumento en las plantaciones forestales y el estancamiento en la mano de obra producto de la incorporación de tecnologías en el sector y eso en definitiva hace que disminuya la participación en el mercado laboral”.

Debido a este problema, asegura que se produjo otro conflicto, que es la migración de los habitantes de las zonas rurales hacia los centros urbanos y eso genera una complicación social, porque cambian las condiciones de pobreza, porque en la ciudad es más duro. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Exportaciones agrícolasLa TribunaMano de obra agrícolaRevista Agroforestal

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes