suscríbete al boletín diario

Agroforestal

Eduquemos sobre el reciclaje

Editorial revista agroforestal


 Por La Tribuna

06-04-2016_17-10-10logo.png

Cada día en el mundo se botan toneladas y toneladas de basura, mucha de esta es un desperdicio, eso en el sentido de  que varias de las cosas que se tiran al tacho de la basura podrían ser reutilizadas, ser recicladas para darles otros usos.

Para tener una real magnitud de cuanta basura se desperdicia, hay que señalar que sólo en América Latina la producción de desperdicios se duplicó, esos en los últimos 30 años. Y en cuanto a nuestro país, este en el año 2013 lideró la generación de basura en América Latina, eso con 16,9 millones de toneladas al año. El promedio que genera cada chileno en todo el territorio es de alrededor 390 kilos de basura al año.

Cabe destacar, que de los millones de toneladas de basura generada por los chilenos en el año, sólo se recicla el 10% de ella, dejando en evidencia el gran problema que existe en la temática del reciclaje, si Chile contase con una real educación respecto al problema de la basura y a la importancia de reciclar, la cifras indicadas bajarían considerablemente.

Actualmente, en nuestro país no existe mucha educación respecto al reciclaje, y si bien el cuidado al medio ambiente ha ido ganando más terreno en la conciencia de los chilenos, las cosas que se pueden hacer para cuidarlo aún son desconocidas.

Que la gente conozca, por ejemplo, donde hay puntos limpios en su ciudad es de suma importancia, pero tampoco va con que sepa de ello, va con enseñarles para qué sirven y cuál es la ayuda que presta realmente con tal que más allá de obtener el interés por unos pocos días, se transforme un hábito para la población acudir a esos puntos para dejar cierto “desperdicio”.

Lo que creemos que es “basura” realmente no lo es, las botellas de vidrio por ejemplo, además de ser peligrosas para el recolector cuando no se seleccionan, son todas reutilizables, con ellas se pueden hacer varios productos más.

Existen también desperdicios que pueden servir de abono para la tierra, así más que botarla y juntar con todo el resto de la basura, se puede utilizar en la tierra.

Un ejemplo de todo lo señalado es lo que se hace en Canadá, en ese país se recicla bastante los desperdicios del hogar, ellos tienen un límite de bolsas que pueden arrojar para que los recolectores las recojan, si se pasan deben pagar. Además, las bolsas deben estar recicladas, eso quiere decir, que puede contener sólo determinados tipos de desperdicios.

Chile necesita ir más allá en el cuidado del medio ambiente, debe apostar por el cambio de hábito que va de la mano con una real educación ambiental, como es en este caso el reciclaje.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
EditorialLa TribunaLa TrobunaRevista Agroforestal

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes