martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Agroforestal

Estudio busca la sustentabilidad y eficiencia en el uso del agua

A través de los resultados arrojados por la investigación, se pretende que los agricultores hagan un uso eficiente del agua, viendo cuánto se necesita realmente para su cosecha.


 Por CAROLINA BASSO

30-07-2015_09-22-057.1

** Se espera que en un futuro los productos cuenten con un etiquetado, donde se refleje la huella del agua, y que los consumidores prefieran los con bajo nivel.

 

El escenario que atraviesa el agua es cada vez más incierto, eso debido a que la escasez hídrica que se vive, hace que cada día sea más incierto el uso eficiente para el abastecimiento. Lo anterior, ha dado la posibilidad de enfrentar el problema a través de la introducción de nuevos sistemas de producción, como riego eficiente y otras investigaciones las que están orientadas a un uso más sustentable del recurso hídrico.

 

Es bajo el contexto de lo anterior, que el director regional de INIA, Rodrigo Avilés, señaló que una de las líneas estratégicas que asume la institución es ver la eficiencia hídrica: “En los últimos años nos hemos visto enfrentados a distintos escenarios originados por el cambio climático, lo que nos ha llevado a condiciones de sequía y de restricción hídrica bastante severas, eso desde el centro norte al sur del país, que ha significado una disminución de las precipitaciones y de la disponibilidad de agua para la temporada de riego. Bajo ese sentido INIA se ha preocupado de desarrollar un programa de investigación y de capacitación, en el uso de recursos para las principales organizaciones de productores, respecto de las condiciones en que tienen que desarrollar el riego para que sea eficiente”.

 

Durante el año 2013, se realizó el estudio de la huella hídrica, el que trató de cuantificar el uso del agua de los principales cultivos de la zona centro-norte a la centro- sur, con eso se buscaba determinar el volumen total de agua dulce que se usa directamente e indirectamente para producción. Se hizo un trabajo para los principales cultivos, lo que incluyó uva de mesa, uva pisquera, palta, olivos, cítricos, cerezos, remolacha, manzana, ciruela, durazno conservero, arándano, kiwi, tomate fresco e industrial, arroz, maíz, y rubros como la producción de leche, carne bovina y ovina.

 

En cuanto a la investigación, que está disponible para los agricultores, Avilés mencionó: “Una de las recomendaciones que se les está haciendo, es que cultiven productos en la medida que cuenten con el recurso hídrico suficiente, eso para que no se vea afectada la inversión que se está realizando, ya que después de un tiempo, en que va a estar manejado un cultivo, se puede enfrentar la temporada de riego con la falta de agua y la cosecha presentará estrés”.

 

El ingeniero civil agrícola y doctor en riego de INIA, Hamil Uribe, destacó que el objetivo del estudio, es que los productores puedan conocer el valor de la huella de agua, eso para los distintos cultivos, de acuerdo a la zona donde tienen su predio, así se creó una calculadora que consta de un mapa en el que se puede determinar un valor de huella para un predio, en una localidad determinada.

 

“Es un concepto similar a la huella de carbono. Lo que calcula es el agua que se requiere para producir un kilo de un producto específico, por ejemplo, para un kilo de cerezas es más que el agua que lleva en su contenido físico; es el agua que se usó para producir ese kilo de cerezas o dicho de otra forma, es lo que va incluido virtualmente; si ese kilo de cerezas se va a Japón, es como si se llevara el agua con que se ha producido”, agregó Uribe, adicionando que la huella de agua se divide en tres componentes, azul, verde y gris.

 

Afirma que el concepto de “huella del agua”, y su relevancia en el impacto ambiental, está recién partiendo, y por lo tanto no es un concepto muy conocido entre los agricultores, pero para el ingeniero Hamil Uribe lo será en un futuro, señalando que pronto se deberá informar y etiquetar la huella del agua de un producto, ya que los consumidores podrían optar por elegir entre uno que tenga una huella menor. Además se espera, según Uribe, que algunos mercados restrinjan el ingreso de alimentos que tengan una huella de agua muy alta, algo parecido a lo que se hace hoy en día con la huella de carbono.

 

Simultáneamente, a la clasificación en colores de huella del agua, Uribe señaló: “La azul es la que consume el cultivo, que proviene de aguas superficiales o subterráneas, es la de riego. La verde es la que proviene de la lluvia, y la gris, es que se calcula cuánta agua se contamina para producir un cultivo, y que se mide como la necesaria para llevar el nivel del agua que se contaminó al nivel tolerable de acuerdo a la norma. Por ejemplo, si el valor tiene que ser 10 y contaminé, tengo que saber cuánta agua tengo que agregar a la solución para que el valor vuelva a ser 10”.

 

A lo anterior, el ingeniero del INIA, agregó que el uso de la herramienta permitiría a los agricultores ser más eficientes en el uso del agua, “ya que usan tres variables: el rendimiento, la cantidad de fertilizante, en este caso nitrógeno, y el porcentaje de lixiviación del elemento antes mencionado, que es lo que se pierde debajo de la zona de las raíces debido a lluvia o por riego excesivo, que podría contaminar las aguas subterráneas. Entonces, lo que hay que buscar es aumentar la producción, con el uso de menos fertilizante y con menos lixiviación, con eso uno podría tener una huella hídrica menor”, indicó Uribe.

 

Si bien se busca, en un futuro, pase lo mismo que con la huella de carbono, iniciativa que se ha convertido en exigencia, hoy se centra la preocupación en el uso eficiente del agua en la producción de alimentos. Un ejemplo de ello es lo señalado por la institución en su investigación, para producir 1 kilo de trigo, se requiere 1.350 litros, mientras que para producir un kilo de carne de vacuno se usan 16 mil litros de agua. 

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
AGROFORESTALaguaHuella de AguaIniaLa TribunaRecurso HídricoRevista

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes