(X)
Los Ángeles, Domingo 20 de Enero de 2019
ver +
REPORTAJES
Fecha: 28-12-2018
Laguna Señoraza: un lugar hermoso maltratado por el hombre
El cuerpo de agua pasó todos los estudios para el baño y la navegación, sin embargo en la ribera, donde se producen los procesos de anidación, la mano del hombre deja huellas todos los días.
Escuchar Noticia!
Publicado por BENJAMÍN AHUMADA, LaTribuna

Benjamín Ahumada Álvarez

 

Laja es una comuna que ha sufrido contaminación del aire, del agua y de su naturaleza en general, por eso el presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Concejo Municipal, concejal, Héctor Pérez se contactó con La Tribuna FinDe, para presentar esta vez, los problemas de la laguna “La Señoraza”.


A los pocos minutos del recorrido, las cosas quedan claras, el agua tiene el color correcto, los peces se reproducen sin problemas, la temperatura está bien y las aves anidan y crecen en ella a la perfección, pero hay basura y también un alga que, si bien es natural, amenaza el turismo.
 

EL CONCEJAL PÉREZ


El edil es conocido en Laja y en nuestra provincia como una persona ligada a los movimientos ecologistas y, bajo esa lógica, su temor apunta a mantener en equilibrio el ecosistema, el que claramente se daña por efecto de los seres humanos.


Para la autoridad, es imperativo detener el proceso de eutrofización (proliferación de algas verde claro por exceso de contenido orgánico de impacto negativo).

Se trata de un alga que crece en las orillas no despejadas por personal municipal, lo que a su juicio genera suciedad y pone en riesgo la explotación turística de la laguna.


Pero el tema no es sólo el control natural del alga que crece sobre el agua y parece expandirse según el viento y las corrientes, sino que apunta directamente a la conducta humana de los lugareños, que beben, comen y hacen sus necesidad biológicas contaminando los juncos de anidación y el agua, siempre en la ribera.

 

A juicio de Pérez, es indispensable tener una política a largo plazo en la materia, por eso votó en contra el presupuesto municipal para 2019, porque no contemplaba fondos para hacer estudios propios e independientes.


En sus palabras, los temas medioambientales y de “La Señoraza” deben “dejar de ser sólo algo lindo, algo paisajístico, la laguna debe ser contemplada como un ser vivo, que no se olviden las autoridades que los acuíferos son los principales reguladores del clima”, agregó aunando visiones que “todos queremos hacer de Laja un lugar turístico, pero debemos ser honestos, hay una brecha entre lo que se dice y se hace. Deberíamos tener una política para esto, algo a largo plazo, acorde con una situación que es grave”.

 

MEDIOAMBIENTE MUNICIPAL

Toda municipalidad tiene un departamento de Medio Ambiente, algunas con más presupuestos que otras y, claramente, con más preocupaciones que otras.


En el caso de Laja, la responsabilidad de esta oficina está en manos de la bióloga en recursos naturales, Leyla Sánchez, quien llegó hasta la laguna, tras recibir la petición de nuestro medio.


En el muelle flotante, Sánchez mostró las resoluciones sanitarias que dan cuenta de un cuerpo acuífero que puede ser usado para el baño y la recreación deportiva detallando que “desde 2014 realizamos estudios de investigación para conocer la biodiversidad de este lugar, hemos hecho análisis exhaustivos para ver la calidad del agua y la mayoría de las veces nos hemos dado cuenta que estamos dentro de la norma 1333 que regula la materia”.

 

La profesional también explicó, respecto de la ribera y de los juncos donde las aves anidan, que se trata de una laguna donde conviven los humanos con las aves y otros animales, donde históricamente han estado en contacto, por lo que se hace difícil instalar barreras de separación entre uno y otro, aunque al insistir en la pregunta, reconoció que es algo que se puede analizar, claro, para proteger a patos, cisnes, peces y otras especies de la conducta humana.

 

EL PRINCIPAL RESPONSABLE DE LA CONTAMINACIÓN

 

A diferencia de otros lugares de Chile donde las empresas botan desechos en cuerpos de agua, en La Señoraza se observa un trabajo en torno a esa materia y la contaminación incluso ha sido reducida en los temas de los desechos orgánicos del hombre.


Pese a ello, todos apuntan a los visitantes como los principales responsables.

 

María González es dueña del kiosko “Kenna” y administradora de los baños públicos del sector costanera norte y reconoce que hoy el cuidado “está mejor que antes, pero tenemos el problema de las algas. Nosotros limpiamos, pero eso no es suficiente, los turistas no se pueden bañar”.

 

Respecto del comportamiento humano, dijo no comprender y recalcó que junto a otros vecinos y su marido limpian por las tardes para mantener bello el lugar.

 

En el caso de la dueña de los “Botes Atalaya”, Margarita Marín (30 años viviendo en la ribera de la laguna) el tema es apuntado a las personas, para ella “la gente es muy sucia. Comió, botó. Se toman una cerveza y ahí queda la lata. Yo les pongo basureros, pero no, tiran la basura ahí. Al final en la tarde limpiamos, pero en la noche queda todo sucio”.

 

Sobre el tema de las algas sobre el agua, aclara que es un problema serio porque los niños sufren de alergias y los turistas creen que es basura, por lo que se alejan de los botes.

Visto 1312 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
Esta Navidad, cómo pagarás los regalos...
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl